Homefullness

Puede que la palabra homefullness no te suene mucho todavía, es una tendencia relacionada al concepto de mindfulness pero adaptado al mundo del interiorismo. Su definición está ligada a la sensación de placer y al alivio que sentimos cuando volvemos a casa. Pero, ¿cómo podemos aplicarlo?

La escritora norteamericana Tiffany Watt Smith, en su libro The Book of Human Emotions fue la primera en utilizar este novedoso término que podríamos traducir en algo así como «el placer de llegar al lugar al que perteneces». El concepto Homefullness podríamos equipararlo a esa sensación tan reconfortante de llegar a casa después de un largo viaje y es que, como sabemos en Vivienda Saludable, la emoción de habitar un espacio que es 100% nuestro porque tiene nuestra personalidad y esencia, no se compara con nada.

En líneas generales, la clave para tener una vivienda donde haya homefullness es lograr un sentimiento de paz y relajación que nos aleje del estrés, la comodidad es la tendencia, el orden y la armonía son la forma de lograrlo.

Sin hacer grandes desembolsos económicos y con unas sencillas ideas, te proponemos algunos consejos para que, cada vez que entres en casa, sientas de pleno el poder del homefullness:

  • Mantener el orden y limpieza: El desorden y la suciedad son contraproducentes en cualquier ámbito de la vida y, especialmente en nuestra vivienda, ya que puede alterar nuestros sentimientos de tranquilidad y serenidad. Poner orden en el mobiliario, los armarios o los cajones te ayudarán a sentirte en paz y en calma en casa. Así que asegúrate de dejar siempre la vivienda como te gustaría encontrarla al llegar, con el principio en mente de que una casa ordenada es una casa llena de energía positiva. En cuanto a la limpieza tampoco se trata de obsesionarnos, sino de tener unas rutinas adecuadas de higiene y ser constantes. La limpieza visual en la decoración es una de las claves para que haya homefullness en cada espacio. Y es que tener recargados los espacios no nos transmite esa sensación de hogar.
  • Apuesta por lo natural: Los tejidos y materiales naturales son fundamentales a la hora de crear ambientes relajados y orgánicos en el interior de la vivienda, ya que todos estos elementos contribuyen a crear una atmósfera más acogedora a la que da gusto llegar. Madera, yute, esparto, cáñamo… y en los textiles, el lino y el algodón tienen un gran protagonismo. Por supuesto, la decoración con plantas de interior que le aportan frescura, alegría y un toque extra de color a cualquier hogar, además de que las flores y plantas contribuyen a disminuir la sensación de estrés.
  • Formas suaves: Otra alternativa para conseguir la tendencia Homefullness es apostar por las formas regulares, curvas y suaves. Por ejemplo, en muebles de formas redondeadas y orgánicas, que se adaptan al cuerpo y generan de inmediato una sensación de máximo confort. La estructura de las mesas y los sillones ovalados crean una agradable sensación, sobre todo combinados con tejidos de colores claros y empolvados, que otorgan una mayor sensación de ligereza.
  • La importancia de los recuerdos: Las imágenes y los aromas son estímulos que activan nuestra memoria. Por eso puedes llenar tu casa de recuerdos especiales: imágenes, fotografías de alguien o algún sitio especial, figuras de algún viaje… que te trasladen a esos momentos tan únicos. Decora con velas aromáticas y de colores suaves, guirnaldas de pequeñas bombillas, ambientadores, incienso… Los olores son también muy importantes para darle personalidad nuestro espacio y generar emociones agradables.
  • Confort térmico y acústico: para conseguir una sensación de paz y estar relajado en nuestro hogar es importante sentirse a gusto. Y esto pasa por no tener ruidos que perturben nuestro descanso, ni esa sensación de frío pese a tener la calefacción puesta. La solución está en el aislamiento de nuestra vivienda, instalando por ejemplo, ventanas de PVC que proporcionan un elevado aislamiento tanto térmico como acústico. Además, al tratarse de un material no conductor, la ventana ofrece un tacto agradable en el interior de la vivienda independientemente de la temperatura exterior.

Nuestra vivienda es nuestro refugio y el movimiento Homefullness busca, sobre todo, conseguir un ambiente que favorezca la relajación y el descanso, sobre todo después de un largo día de trabajo y de quehaceres familiares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.