Limpiar las persianas

Además de por motivos de higiene y estética, la limpieza de las persianas es indispensable para que puedan funcionar correctamente, pues la acumulación de suciedad puede afectar a su rendimiento. Y como sabemos que es una tarea que puede dar cierta pereza, te traemos algunos consejos para que sea más sencillo y eficaz.

La limpieza de las persianas es una labor a la que, a menudo, no le damos la importancia que corresponde. Las persianas están muy expuestas, sobre ellas recaen los intensos rayos ultravioletas del sol y las inclemencias del tiempo, sin olvidarnos de la contaminación de las grandes ciudades.

Como mínimo, se recomienda hacer una limpieza profunda de las persianas una vez al mes. En Vivienda Saludable sabemos que puede resultar algo complicado limpiar la parte exterior. Pero hay que intentar limpiarlas lo máximo posible para que puedan conservarse en perfecto estado durante mucho más tiempo

 

Recomendaciones generales para limpiar las persianas:

  • Si tienes persianas desmontables, desmóntalas y llévalas a la bañera, podrás limpiarlas con más facilidad y espacio. Pero ¡ojo! Es muy importante dejar extendida después la persiana hasta que se seque totalmente.
  • Con el aspirador de casa, o con uno de mano más pequeño (tipo el del coche), conseguirás eliminar el polvo, su máximo enemigo. Para ello usa el accesorio del cepillo y aspira a través de los listones.
  • El plumero te puede servir también para quitar el polvo que han acumulado del interior y exterior de la casa por la calefacción, la contaminación, etc.,.
  • Si tienes algún producto limpiacristales, puedes aplicarlo sobre un trapo húmedo o un trozo de tela vieja. Ponte guantes para proteger tus manos y limpia la persiana como si estuvieras limpiando una base horizontal. Lograrás deshacerte de gran parte de la suciedad que acumulaban.
  • Si los materiales de tus persianas lo permiten, puedes limpiar las persianas con vapor, por medio de una Aplica el vapor caliente de arriba hacia abajo y de derecha a izquierda, con tal de abarcar la totalidad de la superficie. A continuación, con un paño semihúmedo pasa por la persiana para remover las motas de polvo removidas por la acción del vapor caliente. Cuando termines, coge un paño seco y pásalo por la persiana hasta que quede completamente libre de humedad.

 

A cada material, su tratamiento:

  • DE PVC: aunque las persianas de este material pueden resistir el calor o la incidencia de los rayos del sol, así como otras inclemencias, sin verse apenas afectadas, como cualquier otra persiana también se ensucian. Puedes lavarlas con una mezcla de agua tibia y un detergente suave, que irás aplicando con un paño a lo largo de toda la persiana. Otra opción es rociar bien la persiana con la mezcla mencionada, a través de una botella con vaporizador. Después, con un trapo, paño o bayeta, harás una limpieza más minuciosa. Una vez hayas acabado, deberás secarla con otro paño limpio. ¡Y recuerda! No te olvides de limpiar también el cajón de la persiana.
  • De madera: si tienes en casa productos para limpiar parquets (limpiadores jabonosos, productos para higienizar suelos de parquet y tarimas…) pueden servirte. Con un trapo que has humedecido previamente y un poco de este producto, aplícalo a todos los listones. Después, seca bien cada uno de ellos con un trapo. El agua puede combar, desteñir o formar manchas en las persianas de madera.
  • De aluminio: lo más recomendable es usar un producto específico para carpinterías de este material y, sobre todo, prescindir de estropajos abrasivos ya que el aluminio se raya con mucha facilidad.
  • Enrollables: puedes lavarlas con una esponja bien escurrida y un limpiador (un detergente lavavajillas suave, por ejemplo). Aclara cada lado con una esponja mojada con agua limpia y sécala con un trapo o una toalla vieja. Vuelve a colgarlas cuando todavía estén algo húmedas.

 

Si quieres mantener tus persianas en el estado más óptimo, solo tienes que seguir estos consejos y programarte para dedicarle un tiempo, preferiblemente cada semana o quince días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.