Una mudanza no es asunto baladí. En nuestro país cambiamos de residencia entre una o dos veces a lo largo de nuestra vida, situándonos a la cola del resto de europeos.

No obstante, un traslado de vivienda nos obliga a empaquetar todo tipo de objetos y dejar atrás aquel hogar en el que hemos vivido y compartido un sinfín de recuerdos. Melancolía, tristeza, estrés… Las emociones se abren paso a lo largo de un proceso difícil que requiere previsión y mucha, mucha calma.

Trucos para hacer fácil cualquier mudanza

“¿Por dónde empiezo?” Esto es lo primero que nos preguntamos a la hora de cambiar de vivienda, ya sea propia o de alquiler. Cualquier mudanza despierta una sensación de caos ante el esfuerzo que supone, pero también de incertidumbre: se cierra una etapa de nuestra vida y se abre otra en un nuevo hogar. El estado anímico es vital en estos casos. Cuanto más positiva sea nuestra actitud y más dispuestos estemos a superar cualquier contratiempo, mucho mejor. ¿Cómo se consigue? Planificando, con tiempo y antelación, los pasos a seguir.

Trámites antes de ponerse a llenar cajas

Algunas fuentes aconsejan ponerse en contacto, antes que nada, con los proveedores de cualquier suministro doméstico, hasta la fecha (luz, agua, gas, teléfono, wifi, etc.). Se necesitan unos días para darse de baja de dichos servicios y formalizar el alta en la nueva dirección de residencia.

Otras fuentes recomiendan tener correcta la documentación necesaria e imprescindible para el día a día: certificado de empadronamiento con el cambio de domicilio, DNI y pasaporte actualizado, centros médicos asignados finalizado el traslado, facilitar la nueva dirección a las entidades bancarias de confianza, etc. Es aconsejable recopilar toda esa documentación y guardarla en un solo lugar, evitado posibles extravíos durante la mudanza.

¿Contratamos la ayuda de un profesional o realizamos nosotros la mudanza?

Este es el segundo paso a valorar. Se calcula que en nuestro país se efectúan aproximadamente 600.000 mudanzas de viviendas anuales y 100.000 de oficinas, según el portal ‘Subasta de mudanzas’. Una cifra seguramente a la baja, ya que se deben tener constancia, sobre todo, de las mudanzas subcontratadas a alguna empresa especializada. El presupuesto suele superar los 350 euros, aunque depende de los m3 de la vivienda y de los servicios contratados (embalaje, montaje y desmontaje de muebles, por citar algunos). Una empresa de mudanzas con garantías ofrece un seguro de responsabilidad civil en caso de pérdida, rotura o extravío.

mudanza

Orden y tranquilidad, a la hora de empaquetar

Cuando nos cambiamos de casa, solemos transportar una media de entre 40 y 70 cajas, tal y como aseguran desde la Federación Española de Empresas de Mudanzas (FEDEM). Una vez tenemos a punto las cajas y el papel de burbuja, comienza el empaquetado de todos aquellos enseres y electrodomésticos que nos llevaremos con nosotros:

-Empezar a empaquetar los enseres poco utilizados. Si lo hacemos así, reservaremos energías para elegir aquellos objetos que sí nos llevaremos con nosotros. Es una buena ocasión para deshacerse de todo aquello que sea prescindible.

-Ya tenemos claro qué vamos a conservar y cómo empaquetarlo. Un detalle tan simple como un etiquetado adecuado puede ser muy útil en esta fase del proceso. Algunos expertos sugieren colocar etiquetas de colores, identificando los objetos que pertenezcan a una habitación u otra, en cada una de las cajas. A continuación, haremos una lista que funcionará como si de un inventario se tratase. Todo ello nos ayudará antes, durante y después del traslado. Ya en la nueva residencia, tendremos claro, más o menos, qué hay en cada caja sin necesidad de abrirla.

Por último, no deberíamos escatimar a la hora de elegir las cajas, decantándonos por materiales de buena calidad, ni llenarlas en exceso. Así evitaremos posibles daños o roturas durante el traslado. Y finalizada la mudanza, es el momento de descansar, recargar pilas y disfrutar de esa nueva etapa al lado de nuestros seres queridos.

hacer mudanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.