vecinos ruidosos

Los vecinos ruidosos son un problema muy común, pero mucha gente no sabe qué hacer en el caso de que se produzcan a menudo ruidos molestos. Aquí te vamos a mostrar todo lo que necesitas saber, paso a paso, desde el diálogo hasta la denuncia por ruidos.

 

Soluciones para vecinos ruidosos

Soluciones para vecinos ruidosos

Hablar con el vecino

Lo primero que tenemos que hacer es identificar si el ruido es continuo o esporádico. Puede que lo que escuchemos sea una celebración puntual como una fiesta o que se trate de obras de reforma. Todos nos vemos en este tipo de situaciones y lo ideal sería que, si es nuestro caso, como buenos vecinos avisáramos con antelación de que se van a producir. En esos casos, la mayoría de gente no se molesta, e incluso lo agradece.

Pero si los ruidos molestos no son algo de una sola vez o justificados, lo primero que debemos hacer es hablar con el vecino. Muchos conflictos con vecinos ruidosos se arreglan en esta fase y, lo más importante para que funcione, es decirlo de la forma adecuada. Para eso, lo principal es hablar de manera calmada. Si queremos que todo vaya bien, es mucho más importante cómo decimos las cosas que las palabras concretas que utilizamos. Podemos explicar con calma los motivos de por qué nos perjudica el ruido (tenemos que madrugar, hay niños que necesitan descansar…).

Buscar la mediación

Si no llegamos a un acuerdo con el vecino, el siguiente paso es recurrir al presidente o administrador de la finca. Debemos exponerle el problema y que sea él quien medie o se comunique con los vecinos ruidosos, además de que, si se trata de un administrador, conocerá mejor la normativa y podrá tomar medidas legales.

En estos pasos, también es importante hablar con el resto de vecinos, a fin de encontrar apoyos. Es muy probable que no seamos los únicos que sufran vecinos ruidosos y quieran saber qué hacer. Además, si el presidente no consigue resolver la situación, nos serán de ayuda de cara a las siguientes medidas.

De nuevo, durante todo el proceso, lo importante es no perder la calma, ni devolver su propia medicina a los vecinos ruidosos, especialmente si todo pasa a la siguiente fase.

Normativa sobre ruidos

Si el diálogo y la mediación no funcionan, la ley nos ampara ante vecinos ruidosos.

Si los ruidos molestos vienen de vecinos en alquiler, podemos hablar con el arrendador. El artículo 27.2 de la ley 29/94 de arrendamientos urbanos permite finalizar un contrato de alquiler por actividades molestas.

En ese caso, o los vecinos ruidosos dejarán de serlo, o se tendrán que ir si persisten, ya que es dudoso que el casero quiera mantener la situación y verse inmerso en más medidas legales.

¿Y si no están alquilados?

De nuevo la ley nos protege y, antes del escalón de denuncias por ruidos, el administrador o presidente pueden hacer valer la ley de propiedad horizontal (artículo 7.2 que no permite realizar actividades molestas o insalubres en una vivienda) para requerir por escrito la cesasión del ruido.

Si el escrito de cesasión no surte efecto y los vecinos ruidosos persisten, se pueden tomar medidas legales, mediante juicio ordinario, con autorización de la comunidad de vecinos. Por eso es importante hablar con ellos y actuar siempre de manera calmada.

Denuncias por ruidos

¿Qué hacer con los vecinos ruidosos mientras todas esas medidas están en marcha? Si los ruidos molestos no cesan durante todos los procesos anteriores, debemos medir el ruido y poner una denuncia por ruidos a la policía.

Hemos de tener muy en cuenta que la normativa principal de ruidos es local. Es decir, que no es la misma en Madrid que en Valencia, por ejemplo, la cuales tienen normativas municipales diferentes, aunque suelen ser parecidas.

Especialmente en horario de descanso (22:00 horas a 8:00 horas del día siguiente) los ruidos molestos deben ser reducidos al mínimo y la facultad para actuar está en manos de la policía.

Si se presenta una denuncia durante el día, lo ideal es hacerla por escrito para que quede constancia. Si se hace en horario nocturno, llama a la policía a través del 112 y comunica la situación de ruidos molestos. La llamada quedará grabada siempre de esta manera, por si hacen falta pruebas o datos.

La policía está facultada por los ayuntamientos para tomar diversas medidas y suele ser la forma más rápida de solución.

Vías alternativas

Si el problema persiste, ¿cómo solucionamos el ruido en casa? Tanto si somos los vecinos ruidosos, como los afectados, podemos optar por el aislamiento acústico de la vivienda. Un buen aislamiento no sólo protege de los ruidos de la comunidad, sino de la contaminación acústica en general. P

Lo primero que tendríamos que hacer es localizar el ruido, elegir el mejor material aislante y proceder al cambio. Muchas comunidades autónomas disponen de subvenciones para el aislamiento acústico de las viviendas.

Esperamos que alguna de estas recomendaciones pueda servirte en tu caso particular y encuentres la tranquilidad que mereces en el hogar. ¡No desesperes! Muchas veces la persistencia y la mediación pueden ayudarte a dar con la solución. Teniendo en cuenta que la inversión en aislamiento acústico es una opción a valorar en todos los casos, ir siguiendo las etapas descritas te ayudará a lidiar con este problema.

vecinos molestos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *