Prevención nieve

Las bajas temperaturas afectan mucho a nuestros hogares, especialmente si van acompañadas de heladas o nevadas, por eso es importante anticiparse y acondicionar la vivienda para que sufra los menos desperfectos posibles.

Aunque el invierno no ha entrado aún de manera oficial, las temperaturas se han desplomado y han llegado varios frentes fríos que nos han dejado tiritando. Desde Vivienda Saludable queremos ofreceros una serie de consejos antes de que se produzcan las temidas heladas y nevadas que tantas complicaciones traen.

Consejos para prevenir heladas y nevadas

  1. El aislamiento térmico es la mejor solución para evitar que entre el frío. Pero si nuestra vivienda no cuenta con él, ante la previsión de posibles heladas o nieve, podemos colocar burletes en puertas y ventanas que evitarán que el aire y el frío se cuelen en el interior de las viviendas. Tener unas ventanas y puertas de altas prestaciones que nos garanticen un buen aislamiento es clave. En ese sentido las ventanas de PVC son una excelente opción, ya que este material es un excelente aislante térmico. Por otro lado, instalar un doble acristalamiento en nuestras ventanas contribuirá a mantener más fácilmente el confort térmico de la vivienda. Las alfombras y cortinas también nos protegerán de la desagradable sensación térmica que provocan las bajas temperaturas.
  2. Vigila si hay grietas y fisuras en la vivienda y pide a un profesional que las repare, porque serán la puerta de entrada a tu hogar de filtraciones, humedad, moho y un sinfín de problemas estéticos y sanitarios.
  3. Siempre hay que ventilar aunque haga frío: las bajas temperaturas no pueden eximirnos de ventilar nuestros hogares, aunque sea de forma muy rápida. La mejor hora, según los expertos, es hacia el mediodía. La falta de ventilación puede traer consigo humedades, por eso es tan importante.
  4. Abrir los grifos cada poco tiempo para evitar la congelación de las tuberías. Pero, si los grifos dejan de funcionar de forma súbita, es posible que las tuberías ya se hayan congelado. Ante esta situación es fundamental no tratar de descongelarlas con agua caliente, ya que podrían reventar. En el caso, entonces, de que la tubería haya reventado, la primera de las recomendaciones es cerrar la llave de paso, apagar los calentadores de agua y poner cubos o protecciones plásticas, si es posible, donde se haya producido la rotura.
  5. Procura limpiar con antelación las canaletas y canalones, así como revisar el techo de tu casa, con el fin de impedir que ocurra una inundación o el colapso de las canaletas y conductos de bajada de aguas.
  6. Protege las tuberías y las llaves de paso, sobre todo las que están en el exterior de la vivienda, con una coquilla, para evitar que se congelen o con material aislante (que se puede comprar en ferreterías). Haz lo mismo con las mangueras en jardines y terrazas, si no quieres ver cómo se resquebrajan.Acondiciona el acceso a los edificios: es importante despejar la nieve de los accesos al portal antes de que esta se hiele, y arrojar sal para evitar la formación de hielo que puede provocar peligrosos resbalones.
  7. Tener en casa elementos como linternas con pilas por si se va la luz, mantas, agua, algo de comida… así como un botiquín con los medicamentos habituales, por si se producen cortes de luz o es recomendable no salir de casa durante un tiempo.
  8. Si tienes plantas en tu balcón o terraza, es importante que las retires de lugares donde sean susceptibles de que el viento o las nieve las tire. Además, para protegerlas del frío puedes taparlas o meterlas un tiempo en el interior de la vivienda.

 

Confiamos en que, siguiendo estas pautas, si vuelve otra Filomena o algún otro temporal en este invierno, nuestra casa esté bien preparada ante posibles eventualidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.