Vacaciones low-cost

En los tiempos que corren, ésta es una de las preguntas que más se repite en la cabeza de la gran mayoría de nosotros: ¿Es posible que me vaya de vacaciones sin que me salgan por un ojo de la cara o tengo que renunciar a ellas?

Pues sin duda la primera opción es la respuesta correcta. Y mejor aún, porque con nuestro plan para unas vacaciones low-cost lograrás no sólo sobrevivir a las vacaciones sino que encima podrás ahorrar.

Dos son las principales formas para conseguir que el destino no te cueste un riñón: la primera, ya descartada, es haberlo elegido todo con mucho mucho tiempo de antelación. Y la segunda es buscar ofertas y promociones ( y dentro de éstas, donde más rebaja encontraréis es en las de última hora. Eso sí, esta opción no es apta para controladores y cardíacos, jeje.

– Presupuesto: Nuestro consejo es que lo hagas en dos fases. Sí, primero haz uno general para los gastos básicos con un tope máximo y a partir de ahí, una vez cubierto lo esencial, reajusta tus cuentas y haz una previsión que incluya, ya sí, los posibles caprichitos o imprevistos que puedan surgir. Así te evitas gastos de última hora y te vas concienciando de lo que tienes y lo que no para las vacas.

– Abre tu mente a nuevos destinos y alojamientos: Hazte con algunas de las aplicaciones y navega por webs como  el viajero fisgón, edreamsgrouponatrapalolastminute…  las cuales en un solo clic te mostrarán las ofertas y chollos más recomendables, no solo de lugares sino también de alojamientos: albergues, hoteles, apartamentos, casa rurales… No te cierres a nuevas opciones.

– Selecciona bien tu medio de transporte: Autobús, tren, avión… todas las opciones son buenas, lo que lo determinará es el destino, no es lo mismo ir al centro de la ciudad que a un pueblo a las afueras. Y cuidado con la letra pequeña, léela con atención para que no haya cabos sueltos que puedan disparar el gasto. Una muy buena opción si vas a ir en coche y no lo completáis es compartirlo. Y no tengas miedo porque hay agencias y páginas que actúan como intermediarios y te asegurarán el éxito. Además, quién sabe, quizás después del viaje os hagáis amigos. Al igual que dicen que de una boda sale otra boda, podría ser que de un viaje salga otro viaje ;)

– Actividades: Aquí está uno de los principales fallos a la hora de planificar las vacaciones, así que no subestimes esta parte tan importante de tus vacaciones, no sólo por el dinero sino también porque marcará el triunfo o fracaso de las mismas. Alíate a los planes baratitos, o incluso, gratuitos y al igual que con el resto de elementos, también encontrarás atractivas e interesantes ofertas y promociones.

Una forma divertida, diferente, económica y cada vez más de moda es unir destino, transporte y alojamiento y encima poder disfrutar de la naturaleza: Opta por el camping o la auto-caravana. Hay lugares especializados donde puedes encontrar campings estupendos y baratos o alquilar una auto-carabana (a no ser que ya la tengas). ¡Lánzate al  aventura con una experiencia que no olvidarás y que seguro que querrás repetir cuanto antes!

¡Ah! Y quedarse en casa no tiene porqué ser algo malo, es más, normalmente es el mejor momento para disfrutar de tu ciudad y verla con otros ojos: Mira qué actividades puedes hacer, sal a pasear o refréscate tomando algo en una terracita… Y un truco si estás pensando en hacer algo de deporte: vete a la piscina o apúntate al gimnasio porque en este periodo suelen estar menos masificados y encontrarás mejores ofertas.

En definitiva, unas vacaciones de rey a un precio mucho más reducido. ¡Felices vacaciones!

COMENTARIOS

  • Laura 10 diciembre, 2014 a las 17:24

    Estos consejos me ve vienen fenomenal, a ver si en semana santa nos vamos con los peques a pasar unas vacaciones rurales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *