luces led

El 1 de septiembre de 2018 entró en vigor el nuevo reglamento europeo que prohibía la fabricación de las bombillas halógenas.

A partir de ahora, todo serán LED, puesto que las bombillas LED consumen un 80% menos que las luces tradicionales y ello significa ahorros en energía y en la factura de la luz.

Por qué cambiar a bombillas LED

Como vemos, estas bombillas aportan una serie de ventajas, que, si bien, en un inicio, resultan más caras que las anteriores, a la larga el consumo de energía y el ahorro es importante. Se recomienda ir cambiando las luces de la casa a bombillas LED de forma progresiva, excepto si se hacen reformas u obras, porque entonces es el momento de cambiarlas todas.

Beneficios de las luces LED

Consumen menos electricidad
Según la OCU, las LED han mejorado mucho en los últimos años, pues ahora son las más duraderas y las que menos electricidad consumen. Tienen la ventaja añadida de que apenas tardan en dar toda su intensidad lumínica. Al aportar un bajo consumo energético, generan ahorros de hasta un 80% respecto a los focos comunes incandescentes y/o las lámparas de sodio o de mercurio.

Mayor eficiencia
Las bombillas LED dan la misma cantidad de electricidad, pero consumiendo una décima parte; es decir, son hasta 10 veces más eficientes que la antigua bombilla incandescente.

Duran muchísimo más
Otra de la ventaja de cambiar a bombillas LED es que éstas duran hasta 45.000 horas de uso, más de 15 años, si la encendemos unas 8 horas al día, y con un mantenimiento mínimo.

Resistencia
Son más resistentes, en general, a un enorme número de ciclos sin perjuicio para su rendimiento.

Mayor calidad
Las luces LED presentan una mejor calidad en la luz. Ofrecen así colores vivos y profundos.

bombillas led

Bajo mantenimiento
Como tienen una extensa vida útil, estas lámparas evitan su reemplazo, por lo que el mantenimiento es bajo o casi nulo.

Con varios colores
Ofrecen dinamismo y diseño a todo tipo de hogares, porque permiten reproducir colores de alta fidelidad, con un índice cromático de 80 sobre 100, y se pueden elegir tonos ya sean más cálidos o fríos. Permite distinguir diversos tipos de ambientes, incluso dentro de un mismo espacio.

Pueden regularse
Con la regulación eficiente de la luz, ahorramos, puesto que el uso racional de la iluminación en edificios reduce el consumo de energía. Pero también se ahorra electricidad y, de paso, se incrementa la vida útil tanto de las bombillas, focos y lámparas utilizados.

Seguridad en instalación
Las luces de LED operan a bajo voltaje y generan calor mínimo, por lo que ofrecen mayor seguridad cuando se instalan y también en el uso diario.

Encendido y apagado al momento e ilimitados
Este tipo de luces ofrece un funcionamiento único, puesto que el encendido y apagado es instantáneo, además de ser ilimitados, sin afectar a su desempeño y funcionamiento.

Protegemos la salud de nuestra familia
Al ser más eficiente, la luz LED no solamente conserva y protege el medio ambiente sino también la salud de todos los miembros de nuestra casa. Ello es gracias a que no emite ni rayos ultravioleta ni rayos infrarrojos, producen la mínima pérdida por calor, son reciclables y no dañan nuestra salud.

Al ser más eficiente, la luz LED no solamente conserva y protege el medio ambiente sino también la salud de todos los miembros de nuestra casa. Ello es gracias a que no emite ni rayos ultravioleta ni rayos infrarrojos, producen la mínima pérdida por calor, son reciclables y no dañan nuestra salud.

luz led

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.