Colgar sin hacer agujeros

¿Quieres decorar las paredes de tu casa pero te molesta tener que hacer agujeros? Quizás en el pasado taladrar fuese la única opción, pero ahora puedes colgar cuadros y otros objetos de una forma diferente. Descubre las mejores soluciones para colgar de todo sin dañar las paredes.

Todos hemos tenido que hacer alguna vez un agujero en la pared para colgar un cuadro, un póster o cualquier otro objeto decorativo. El cuadro quedaba bien fijado, eso sí, pero el agujero permanecía para siempre en la pared, al menos hasta que se rellenaba y se volvía a pintar.

Pues bien, hoy ya no hace falta agujerear la pared para colgar cuadros y otros accesorios como ganchos o perchas. Gracias a los adhesivos de última generación, dotados de un increíble poder de sujeción, podrás olvidarte de la taladradora para siempre.

Cinta de doble cara: una solución fácil y eficaz

Las cintas de doble cara, como indica su nombre, son cintas adhesivas que llevan pegamento por los dos lados y que pueden unir dos objetos o sujetar un objeto a una superficie como, por ejemplo, la pared.

Son capaces de soportar bastante peso, pero hay que tomar ciertas precauciones a la hora de colocarlas. Limpia las superficies que vas a pegar y pasa un trapo seco por la pared para eliminar el polvo. Si se trata de azulejos, frota con un trapo mojado en alcohol.

Después pega la cinta en la pared presionando durante unos segundos. Esta parte del proceso es importante, porque cuanto más presiones ahora, mayor capacidad de aguante tendrá la cinta. Retira el papel protector, sin tocar el adhesivo, y fija el objeto que quieras colgar presionando de nuevo durante un rato. ¡Listo!

También existen tiras especiales para colgar cuadros que soportan unos cuantos kilos, se colocan fácilmente y tienen la ventaja de que podrás retirarlas cuando quieras sin dejar rastro.

Otras formas sencillas de colgar sin taladrar

Además de las cintas adhesivas de doble cara, existen otras soluciones para poder colgar cosas en la pared sin tener que hacer agujeros. Como las tiras de velcro para láminas o cuadros que pesen poco.

O los ganchos adhesivos, perfectos para cocinas y baños. Los de hoy no tienen nada que ver con los que había en el pasado, que solían caerse a la primera de cambio (ahora los hay que aguantan hasta 7 kg).

También puedes decidirte por adhesivos especiales que funcionan, incluso, en ambientes húmedos, por lo que te vendrán de perlas para colgar los toalleros en el baño. Son fáciles de usar y se eliminan sin dejar marcas.

Como ves, hay un sinfín de posibilidades a tu alcance para que puedas colgar de todo sin tener que hacer ni un solo agujero. ¿Qué opción es la que más te conviene?

COMENTARIOS

  • José Antonio Rendón 11 junio, 2016 a las 07:32

    Y qué tipo sería aconsejable para una pared estucada, los de adhesivo se caen a pesar de ser cuadros de poco peso?.

    Gracias, un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *