El sistema de ventilación eficiente

Una de las cosas que más confunde de los edificios eficientes es la ventilación mecánica. No se entiende por qué hay que poner un sistema de ventilación mecánico cuando las viviendas se han ventilado toda la vida a través de la apertura de ventanas (eso sí, complementada con las múltiples infiltraciones en las fachadas).

La nueva forma de concebir los edificios habla de convertirlos en cámaras herméticas, con ventanas que no hace falta abrir y una nueva máquina cara y desconocida que, además, tiene un consumo energético. Eso no le suena bien a nadie; sin embargo, quien lo prueba, acaba por agradecer este sistema. Te explicamos por qué a ti te pasará lo mismo.

La ventilación mecánica 

El aire en un espacio interior es un aire viciado casi todo el tiempo. No sólo las personas empeoran su calidad con la respiración: el mobiliario, los suelos, los productos de limpieza, los electrodomésticos … Casi todo en una habitación está emitiendo partículas al ambiente que terminan por degradar la calidad del aire.

 

Sistema de ventilación para casa

 

En el pasado, esto no ha sido un problema porque se ventilaba regularmente a través de las ventanas, y de forma continua (aunque descontrolada) a través de las pequeñas fisuras y juntas en los muros. A día de hoy, este modelo ya no funciona por dos razones:

  • El modo de vida ha cambiado y es menos habitual que las personas se queden en casa a diario, lo que dificulta las tareas de ventilación con regularidad.
  • Los nuevos estándares de construcción obligan a alcanzar niveles de estanqueidad al aire en muros y tejados muy altos, de manera que el aire interior no se renueva constantemente por las infiltraciones. Aunque esto no parece que pueda tener un impacto muy grande en la calidad del aire, os aseguro que lo tiene. Los que han cambiado (sólo) sus ventanas por unas muy buenas saben cuánto más cargado se nota el ambiente al llegar a casa. Esto, aplicado a toda la envolvente, marca la diferencia.

 

 

 

Contra el derroche de energía

Al abrir las ventanas, todo el aire que sale es calor de calefacción perdido y el que entra es aire helado de la calle (en invierno); por lo que la apertura de ventanas es un derroche de energía por definición. Sin embargo, las máquinas de ventilación mecánica tienen lo que se llama un “recuperador de calor”, que garantiza que la temperatura del aire que entra mantiene entre el 75 y el 95% de la del que sale. Explicaremos cómo es esto posible en partes posteriores de esta serie de artículos.

En resumen, necesitamos un sistema que renueve el aire viciado durante todo el día, pero en su justa medida en cada momento y sin desaprovechar la temperatura del aire que sale. Las máquinas del mercado optimizan la ventilación por un consumo energético anual insignificante con mucha más precisión.

¡Las ventajas de este sistema no acaban aquí!: Os seguiremos contando los beneficios de la ventilación mecánica en las próximas semanas. Os explicaremos qué mejoras se notan en el día a día, cómo funcionan los recuperadores y qué requisitos tienes que mirar.

 

sistemas de ventilacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *