humedad ideal

Vivir en un ambiente óptimo es lo más importante para gozar de buena salud. Tanto si el ambiente es muy seco como si hay un exceso de humedad, la consecuencia es el desarrollo de enfermedades tales como la gripe y problemas respiratorios.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos recomienda un nivel de humedad entre el 30% y el 50% en el interior de la casa, dependiendo siempre de la temperatura del exterior. Para que tu casa sea el lugar perfecto para vivir, te damos algunos consejos para conseguir la humedad ideal en el hogar.

Cómo conseguir la humedad ideal en casa

La temperatura perfecta

La humedad, aunque depende de muchos otros factores, también está condicionada por la temperatura interior de nuestra casa. Según los parámetros establecidos en el RITE, el Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios, las condiciones interiores en invierno se deben situar entre 21-23 ºC y un 40-50% de humedad relativa. Mientras que en verano, la temperatura se situará entre los 23-25 ºC y la humedad relativa en 45-60%. Para ello va bien regular la calefacción en invierno y el aire acondicionado en épocas de más calor. Lo haremos a través de un termostato.

Evitar un ambiente muy seco

Esto está relacionado con lo anterior, es decir, con la temperatura de casa, pues para evitar un ambiente muy seco se recomienda que la calefacción esté a unos 20º de media.

Buena ventilación de la casa

La Organización de Consumidores y Usuarios recomienda ventilar bien la casa habitualmente e ir al foco del problema; o sea, encontrar de dónde parte la humedad. Una ventilación es básica y debe realizarse a diario, abriendo las ventanas un tiempo prudencial. Las paredes no deben tampoco estar frías y no se deben dejar habitaciones sin calefacción.

Absorbentes de humedad o deshumidificadores

Según la OCU, son otras soluciones para conseguir la humedad ideal en casa. Los absorbentes de humedad son productos químicos a base de cristales de sal. Pero absorben poca humedad y sólo son eficaces en espacios pequeños, como los armarios. En los deshumidificadores, el aire pasa por su interior, se condensa al enfriarse, se convierte en líquido y cae a un recipiente para su retirada. Suelen utilizarse en muchas habitaciones.

Cocinar con la tapa puesta

La cocina, igual que el baño, es una de las estancias en las que se genera más humedad. En este caso, cuando empleamos agua para cocinar suele, al entrar en ebullición, evaporarse y aumentar la humedad en casa. Para evitarlo, se aconseja poner una tapa en la cacerola para reducir este efecto.

conseguir la humedad ideal en casa

La ropa tendida fuera

Si colgamos la ropa mojada en casa, el nivel de humedad aumentará de forma innecesaria. Para esto hay dos remedios, usar una secadora, (pero gasta electricidad) o bien tender la ropa fuera de casa, ya sea en la galería o en la terraza. Evitaremos el crecimiento del moho.

Extractor de aire en el baño

Este habitáculo es uno de los más húmedos de toda la casa. El extractor de aire es una perfecta solución para absorber el vapor de agua y evitar, así, que aumente la humedad en todo nuestro hogar.

Cambiar puertas y ventanas

Seguramente tendrás en casa ventanas y puertas con cerramientos de aluminio. Quizás no sea la mejor solución para conseguir una humedad relativa. El aluminio trasmite el frío exterior hacia el interior con más facilidad, por lo que es mejor sustituir este material por productos de PVC que aumenten el aislamiento térmico.

mantener la humedad

Si seguimos estos consejos y mantenemos una humedad relativa en casa no deberemos preocuparnos por la salud de nuestra familia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.