Alergias otoño

Pese a que generalmente se tiende a pensar que las alergias se sufren sobre todo en primavera, son varios los factores que convierten al otoño en otra de las estaciones con mayores picos de alergias. En este post os contamos cuáles son las principales causas de alergias en otoño y cómo podemos prevenirlas.

En los últimos años la estacionalidad de las alergias ha ido variando, y cada vez son más las personas que afrontan los meses más fríos del año con picores, lagrimeo, congestión nasal, etc. Existen determinados factores que se dan en esta época del año, como la bajada de temperaturas o la falta de ventilación, que provocan un aumento de las alergias del otoño.

Los meses más fríos del año vienen acompañados de una falta de ventilación en nuestras viviendas o espacios de trabajo, el querer tener nuestro hogar lo más caldeado posible a veces provoca una falta de renovación del aire. Esto hace que los ácaros del polvo se multipliquen y que los problemas de humedad aumenten.

Contar con un sistema de ventilación mecánica y/o con ventanas de calidad evitará problemas de condensaciones, humedades y el temido moho, que tantos problemas respiratorios puede llegar a provocarnos. A la hora de ventilar y si tenemos ventanas oscilobatientes, recordad que si las abrimos es su eje horizontal conseguimos que se renueve el aire de la vivienda evitando fuertes corrientes.

 

Otros factores

También debemos tener en cuenta que con la bajada de las temperaturas aumentan las infecciones virales como los resfriados, que intensifican los síntomas de la alergia como la congestión o los estornudos.

A diferencia de otros años, y debido al Covid-19 y el uso obligatorio de la mascarilla, hay quienes han experimentado alergias cutáneas a la mascarilla. En muchas ocasiones esta reacción se soluciona limpiando bien el rostro con jabón neutro y aplicando crema hidratante una hora antes de hacer uso de la mascarilla.

 

¿Cómo podemos prevenir las alergias de otoño?

Una vez analizadas las posibles causas, es importante saber cómo evitar o minimizar sus efectos. Desde Vivienda Saludable os dejamos algunas rutinas que deberíamos seguir este otoño si queremos evitar sufrir picos de alergia.

  • Mantener la vivienda ventilada: aunque nos cueste por la bajada de temperaturas, es importante renovar el aire de casa y ventilar todas las mañanas. Será la mejor forma de evitar humedades y la formación de moho. Si nuestro problema son las condensaciones, entonces sí deberíamos plantearnos un cambio de ventanas o una mejora del aislamiento en esos puntos.
  • Cambiar los filtros de la calefacción y del aire acondicionado: es importante no dejarlos sin cambiar durante mucho tiempo, ya que van acumulando polen y ácaros que pueden acabar circulando por nuestra vivienda.
  • Lavar sábanas y alfombras con frecuencia: en esta época del año es aconsejable lavar las sábanas y almohadas con frecuencia, para evitar la acumulación de ácaros. Lo mismo ocurre con las alfombras, en las que se tiende a acumular polvo sin darnos cuenta.
  • Si sabemos que somos alérgicos al polen, será conveniente evitar zonas con árboles de hoja caduca, que tienen su proceso de polinización en otoño.

Con todos estos consejos esperamos hacer de vuestro otoño una estación libre de alergias y más llevadera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.