Casa frente al calor

Cada verano las altas temperaturas pueden convertirse en una pesadilla, sobre todo para esos días en los que no salimos de casa. Si bien no podemos cambiar la climatología, sí que podemos hacer algunos cambios que nos hagan esta época más llevadera. Y, sobre todo, tampoco disparen nuestro consumo en aire acondicionado.

El verano ya se ha instalado de lleno en nuestras casas y las altas temperaturas no nos están dando tregua en los últimos días. Para muchos, la solución para poner freno al calor es el uso del aire acondicionado. Sin embargo, con los precios tan elevados de la luz, no resulta una opción recomendable para todos los bolsillos.

A menudo, el remedio para pasar menos calor es hacer un uso inteligente de los elementos que nos rodean y que tenemos más a mano. Desde Vivienda Saludable os proponemos una serie de ideas prácticas y decorativas. Te sentirás un poco más cómodo, fresco y aliviado en casa, tanto de día como de noche.

Haz un buen uso de las ventanas

Son un punto importante de entrada de calor a nuestro hogar y debemos hacer un uso correcto. Es decir, no deben estar ni todo el día abiertas ni todo el día cerradas. No solo protegen de las altas temperaturas, sino que ayudan a reducir nuestro consumo en aire acondicionado. Cuando el aire está a más de 40 grados, si abrimos las ventanas, solo conseguimos que la temperatura interior de nuestra vivienda aumente. Por eso, es importante que en las horas más calurosas del día cerremos las ventanas.

¿Cuándo tenemos que ventilar? Es conveniente abrir las ventanas a primera hora de la mañana y por la noche. Así, además de ventilar, aprovecharemos para refrescar nuestra casa. Como consejo extra, te recomendamos que apuestes por una ventilación cruzada. Es decir, no te límites a abrir una única ventana, sino varias con ubicaciones opuestas. Y, si tienes patio, jardín o terraza, aprovecha para refrescar el suelo al tiempo que para ventilar la casa de noche.

Las persianas son un buen aliado contra el calor

Nos ayudan a evitar la incidencia directa del sol en las ventanas. Conviene tenerlas bajadas en las horas de más calor del día. Los estores y persianas de lamas venecianas son tendencia este año, y son mucho más cómodas y eficaces si las lamas son regulables.

Aparatos eléctricos, los justos

El uso de aparatos eléctricos genera un calor añadido. Cuando sea posible, apaga y desenchufa totalmente ordenadores, televisores y demás aparatos eléctricos que no necesiten estar en funcionamiento. Por ejemplo la cafetera, tostadora, microondas, etc. Cuidado con dejarlos en el modo “stand by”, ya que también hará que desprendan calor.

Apuesta por tejidos más frescos, como el lino y el algodón

Pasaremos menos calor si los utilizamos para cubrir sillones tapizados evitando telas invernales como el cuero, la chenilla o el terciopelo. Para el dormitorio, mejor sustituir las sábanas de poliéster u otras mezclas artificiales por juegos que estén confeccionados cien por cien en algodón o lino.

Incluye plantas en casa

Las plantas disponen de un mecanismo fisiológico que ayuda a bajar la temperatura que las rodea. Llamada transpiración, un proceso por el cual absorben el calor, evaporan el agua y permiten refrescar el aire. Algunas de las más idóneas en este sentido con Areca Palma o Palma Bambú. Además de refrescar, purifican el aire al eliminar sustancias tóxicas como el monóxido de carbono. O la llamada Cinta o Malamadre, que es la planta purificadora del aire por excelencia según un estudio de la NASA. Absorbe grandes cantidades de calor, por lo que alivia la temperatura del ambiente.

Colores fríos para combatir temperaturas cálidas

Pintar nuestro hogar en verano también puede resultar una pequeña inversión con resultados significativos. Los tonos azulados, verdosos y violáceos, sobre todo si se combinan con paredes y muebles blancos o color madera claro, transmiten un ambiente de frescura y pasividad. Y otra de sus características es que agrandan visualmente el espacio en el que son aplicados.

Clásicos que nunca fallan

El ventilador de techo o pie es una solución ideal para soportar el calor extremo. Sin un gasto de energía tan alto ni una instalación de un aire acondicionado. Colocar un bol lleno de cubitos de hielo frente a las aspas del ventilador conseguirá que el aire sea más fresco, proporcionando una sensación ambiental de hasta 3 o 4 grados menos.

Aunque siempre nos quejamos de que cada verano hace más calor, lo cierto es que es una estación ideal para hacer más planes y pasar más tiempo con los nuestros. Y estamos convencidos de que, siguiendo estos consejos, esos planes en casa serán mucho más agradables y fresquitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.