trucos para no pasar calor en verano

En verano los días son más largos y las temperaturas más altas. Sin embargo, eso no significa que tengas que pasar calor.

Con estos sencillos trucos para no pasar calor en verano que te vamos a enseñar, conseguirás estar fresco sin derrochar electricidad y por lo tanto pasarás un verano más agradable.

Trucos para no pasar calor en verano

Invierte en aislamiento térmico para no pasar calor en verano

Lo primero que tenemos que saber es que todo va a depender del aislamiento térmico de casa. Sin un buen aislamiento, la mayoría de nuestros esfuerzos, y de los trucos para no pasar calor que te vamos a enseñar, darán poco resultado.

Los puntos clave son las ventanas. Invertir en unas buenas ventanas aislantes nos permitirá ahorrar en aire acondicionado y mantener la temperatura de la casa.

Invierte en persianas y cortinas aislantes

Para no pasar calor en verano, además de las ventanas, también podemos aislar con persianas y cortinas.

Una buena persiana no sólo detiene la luz del sol en los momentos en que brille más, sino que también detiene el calor.

Además de eso, existen cortinas aislantes térmicas, que impiden el paso del calor. Aunque son más desconocidas que las ventanas y las persianas aislantes, funcionan y resultan más económicas.

Aprovecha la ventilación nocturna

Cuando caiga la noche, abre las ventanas y genera corrientes de aire que refresquen la casa.

La combinación de una buena ventilación nocturna y un buen aislamiento pueden mantener una casa fresca durante el día, sin gastar apenas aire acondicionado.

Si quieres darle un mayor efecto, prueba este truco para no pasar calor.

Cuelga una toalla húmeda en la ventana por la que entre corriente, para refrescar más el aire. Eso no significa que tapes la ventana con ella, sino que la cuelgues un poco más adentro, en la trayectoria de la corriente.

Cuando salga el sol, cierra esas ventanas, baja las persianas y corre las cortinas hasta que entre la luz necesaria, pero no más.

Cierra las habitaciones para aislar el calor

Al igual que podemos abrir puertas y ventanas para generar corrientes durante la noche, podemos cerrarlas para aislar el calor.

Si una habitación está muy caldeada en verano (por su ubicación, por ejemplo) podemos cerrar la puerta de la misma para impedir el paso a otras estancias.

Del mismo modo, si hemos ventilado de noche el dormitorio, y no lo usamos mucho durante el día, podemos cerrar la puerta, bajar persianas y echar las cortinas. Así estará fresco cuando entremos de nuevo por la noche.

Aprovecha los ventiladores

Consumen mucho menos que el aire acondicionado y ayudan a sobrellevar los momentos de mayor calor.

Puedes improvisar un bol de cubitos de hielo y ponerlo delante del ventilador para crear una corriente más fresca.

calor en verano

Prescinde de alfombras y tapizados

Atrapan el calor y producen sensación de mayor temperatura, así que lo ideal es guardarlos hasta el otoño.

Apuesta por el algodón

Hazlo para tus sábanas, eligiendo este material y colores claros, y para tu ropa, exterior e interior.

Viste prendas finas y sueltas de este material. El algodón permitirá que circule el aire y transpirar bien en ambientes cálidos.

Evita encender luces y electrodomésticos

Aprovecha la mayor luz natural del verano para no encender bombillas innecesarias. Si tienes terraza o balcón, úsalo para hacer cosas fuera cuando caiga el sol.

Los electrodomésticos, además, generan calor. En invierno o primavera no lo notas, pero en verano es perceptible.

Cuando tengas que ponerlos, intenta no estar cerca y cierra la habitación, para que el calor no se transmita al resto de la casa.

Mantente hidratado

Piensa en tu cuerpo como en un aparato de aire acondicionado. Para refrescar, tu cuerpo suda, perdiendo su «refrigerante» natural. Es importante recargarlo bien bebiendo agua más a menudo.

Eso también reduce la temperatura corporal.

Refréscate rápido usando los pies

Para no pasar calor, es importante saber los puntos del cuerpo que, si refrescas con agua, producen un mayor efecto de refrigeración.

Si la temperatura sube mucho, y no quieres pasar calor, llena un recipiente con agua y sumerge los pies.

Como ves, con estos sencillos trucos para no pasar calor en verano podrás estar fresco, sin importar lo mucho que brille el sol. Pero no olvides que independientemente de estos consejos caseros, lo importante es invertir en un buen aislamiento térmico.

refrescarse en verano

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.