ideas para hacer un terrario en casa

A veces, el hecho de vivir en una gran ciudad impide contar con jardín o terraza propios. Muchos urbanitas, aficionados a las plantas, se plantean crear su espacio ‘verde’, sea cual sea el espacio del que dispongan en su hogar. Los terrarios dan rienda suelta a su creatividad, además de purificar y sanear cualquier estancia.

Preparar tu propio terrario en casa es algo que los aficionados a la decoración de interiores y al Do It Yourself (Hazlo tú mismo) estarán encantados. Estos mini jardines, alojados en un recipiente (a base de materiales como cristal, plástico e incluso madera), que necesitan menos de lo que dan. Veamos a qué nos referimos.

 

Cómo preparar tu propio terrario en casa

Imaginación al poder

En solo media hora, más o menos, se puede construir un terrario con el que recrear todo tipo de ambientes naturales (desérticos, tipo Far West, tropicales, etc.), en función de las plantas combinadas entre sí. Se aconseja apostar por especies que no necesitan mucha luz directa ni agua, facilitando el mantenimiento y conservación de este mini invernadero que carece de drenaje propio. Algunas sugerencias son cactus, suculentas, algunos helechos (Adiantum capillus o Platycerium bifurcatum), planta de la amistad (Pilea involucrata) -conocida como Moon Valley-, bromelia de estrella roja (Cryptanthus Bivittatus) y acantáceas como la Fittonia verschaffeltii, originaria de selvas tropicales de algunos países latinoamericanos. Otra opción son las plantas de aire como la Tillandsia stricta, o clavel del aire.

 

Por lo tanto, existe una gran variedad de plantas a elegir y también de recipientes que darán forma al terrario deseado. De vidrio soplado a mano –abiertos o cerrados- en forma de esfera, hexágono, pirámide, cubo o cualquier otra figura geométrica a colocar sobre mesas, cómodas o estanterías. Bolas colgantes de cristal con apertura frontal disponibles en establecimientos especializados o vía online.

Mini invernaderos saludables

 Suculentas y cactus son plantas que crecen en parajes desérticos, acostumbradas a suelos áridos y climas poco lluviosos. En el desierto cuando llueve, diluvia. Esto significa que no necesitan agua todo el tiempo, pero sí en cantidad cuando reciben, una vez por semana o cada dos. Sin embargo, nos gustaría recalcar sus propiedades a la hora de mejorar la calidad del aire que nos rodea:

-Ayudan a respirar mejor.

-Mejoran la memoria.

-Limpian y purifican cualquier entorno.

-Agregan oxígeno al aire.

-Mejoran la capacidad de concentración y ayudan a relajarse.

 

Qué se necesita para preparar un terrario en casa

 

cómo hacer un terrario de cristal

 

Ya hemos hablado de las plantas y los recipientes que darán cuerpo a nuestro terrario. También necesitamos los siguientes elementos:

-Grava blanca que impide la concentración de agua en las raíces.

-Tierra con turba para cactus y suculentas.

-Carbón activado que conservará la tierra fresca.

-Musgo que absorberá el exceso de agua.

-Guantes para trabajar con comodidad.

-Piedras y conchas opcionales que aportarán un toque decorativo.

 

Ya estamos a punto para diseñar nuestro pequeño jardín interior. Estos son los pasos recomendados para preparar nuestra propio terrario en casa:

 

  • Una vez limpio y seco el recipiente, añadimos una capa de gravilla (de tres centímetros de grosor). También se pueden colocar piedras mezcladas con carbón, facilitando el drenaje del terrario, si así se prefiere.

 

  • Introducimos una capa de musgo y así impedimos que se acumule agua.

 

  • Incorporamos la capa de tierra, en función de la profundidad del recipiente y el largo de las raíces de las plantas.

 

  • Finalmente colocamos las especies seleccionadas, distribuyendo cuatro o cinco variedades distintas. El último paso consiste en añadir elementos decorativos y pulverizar el terrario.

 

Este proceso puede variar, si optamos por un terrario colgante. En este caso, se necesitan menos materiales -plantas aéreas, hilo y recipiente, arena decorativa y grava- y también se agiliza el paso a paso. Únicamente, se introduce arena de colores en forma de capas, añadiendo grava blanca y las plantas aéreas entrelazadas entre sí.

 

Las posibilidades artísticas de los terrarios son infinitas y su mantenimiento muy sencillo. Aun así, se recomienda no colocarlos en lugares donde reciban luz directa, sobre todo si son de vidrio. Asimismo, se deberían evitar los cambios repentinos de temperatura, alejándolos de calefactores, unidades de aire acondicionado o ventiladores.

 

A partir de aquí, solo queda disfrutar y conectar con nuestro pequeño espacio verde que, sin duda, aportará calidad de vida a nuestro hogar. ¿Te animar a montar tu propio terrario en casa?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.