Jabón neutro

Además de ser muy beneficioso para nuestra piel por su composición, el jabón neutro es un excelente aliado para la limpieza del hogar y para otros remedios caseros.

Al estar formulado con un pH similar al de la piel, 5,5, el jabón neutro se ha vuelto imprescindible para aquellas personas que tienen dermatitis y otro tipo de alergias o problemas en la piel. Pero no solo para ellos, ahora que nos lavamos muchas más veces las manos a causa del coronavirus, este tipo de jabones son muy recomendables ya que no producen irritaciones debido a que están fabricado con ingredientes naturales y son hipoalergénicos.

Además, son respetuoso con el medio ambiente, debido a la ausencia de productos químicos entre sus componentes.

No obstante, más allá de tener este tipo de aplicaciones relacionadas con la higiene, las propiedades del jabón neutro se pueden aprovechar en diversas tareas de la cocina y del resto del hogar. En Vivienda Saludable te contamos cuáles son algunos de sus usos más prácticos:

  • Limpieza profunda: la espuma que se consigue de este tipo de jabón es idónea para la limpieza de muchos elementos que tienden a ensuciarse de forma continua por su uso diario, como los picaportes, las placas de interruptores…
  • Aflojar una cerradura rígida: si las cerraduras de casa están rígidas y oxidadas, prueba a lubricarlas todos los días con un poco de jabón neutro hasta que ablanden por completo.
  • Limpieza de ventanas de PVC: para limpiar correctamente las ventanas de PVC y mantenerlas como el primer día, basta con hacer uso de un jabón neutro, agua caliente y una bayeta de fibra suave preferiblemente. Lo que es importante es no usar estropajos, ya que podrían dañar el perfil.
  • Limpiador de vidrios: como no contiene elementos químicos agresivos entre sus componentes, este producto se puede utilizar perfectamente para la limpieza de superficies de cristal delicadas y gafas. Sus propiedades facilitan la eliminación de manchas de polvo y no dejan marcas tras realizar el enjuague.
  • Quitar la humedad: gracias a las propiedades de los jabones neutros, con poner unos trozos bastará para que -en pocos días- el olor a humedad desaparezca de los sitios que han estado mucho tiempo sin ventilar, o de cajones y armarios.
  • Recuperar suelos de mármol: la mezcla de jabón neutro con agua caliente es uno de los mejores productos para mantener impecables los suelos de mármol que han perdido su brillo. En un cubo con abundante agua templada, pon un chorrito de jabón y procede a la limpieza durante unos 15 minutos. En poco tiempo, volverá a tener su aspecto primitivo.
  • Lavar la vajilla: si se te ha acabado el líquido lavavajillas y no puedes salir a comprarlo, una solución fácil e inmediata es usar un poquito de jabón neutro mezclado con agua y un chorrito de vinagre. Comprobarás que tus platos quedaran limpios y relucientes.
  • Limpiar las puertas lacadas: las puertas lacadas merecen un mantenimiento frecuente, si puede ser a diario. Para ello, basta con pasarles un paño húmedo con un poquito de jabón neutro para, posteriormente, secarlas con un paño totalmente seco
  • Manchas difíciles en la ropa: puedes lavar tus prendas delicadas con un jabón neutro, que también puede ayudarte a acabar con esas manchas que se resisten.
  • Ayuda a desatascar: el jabón neutro ha servido, de toda la vida, para resolver situaciones en las que algo se atasca o no podemos sacarlo, como puede ser un anillo en el dedo. La espuma que genera te ayudará fácilmente a sacar lo que parecía atascado.

 

El jabón neutro -en formato sólido o líquido- no solo es bueno para ti, sino también para tu vivienda, por eso tenlo siempre a mano para asegurarte de que te aprovechas de todos los beneficios que tiene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.