Cerramientos

  • Las ventanas de nuestra vivienda también tienen un ciclo de vida. Por ejemplo, una ventana de PVC tiene una vida media de 50 años sin que sea necesario un consumo energético grande para el mantenimiento. Además, aparte de aislarnos del ruido, nos protege de los flujos de calor y frío y mantiene el nivel adecuado de calefacción y climatización del hogar.