Fachadas ventiladas

Las fachadas ventiladas son el sistema más eficaz para solucionar el aislamiento del edificio, eliminando tanto los indeseables puentes térmicos así como los problemas de condensación. Descubre cómo funcionan.

La piel de un edificio es un reto importante que se puede interpretar y diseñar de muchas maneras: mediante texturas de materiales, colores, volúmenes, etc. Una forma de ellas puede ser la fachada ventilada, también llamada pared ventilada. Este sistema constructivo “abraza” el edificio dotándolo de autonomía para respirar al mismo tiempo que crea un flujo interior del aire que permite mantener el calor en el invierno y el enfriamiento en verano.

La fachada ventilada es un sistema de revestimiento (no estanco) independiente de los paramentos del edificio que deja una cámara ventilada entre el revestimiento y el aislamiento. Es decir, la piel exterior corresponde a la fachada ventilada, posteriormente viene un cerramiento interior y el espacio entre la piel exterior y la cara interior del cerramiento es lo que se denomina cámara ventilada.

La fachada ventilada cuenta con una subestructura metálica al interior, que es un entramado cuyo principal objetivo es sostener la capa exterior y su propio peso, absorber las dilataciones, así como fuerzas de seísmo. Ayuda a crear la cámara de aire necesaria para el correcto funcionamiento de la fachada ventilada.

Este método constructivo es considerado como el sistema más eficaz para solucionar el aislamiento del edificio, eliminando los indeseables puentes térmicos así como los problemas de condensación y obteniendo de este modo un excelente comportamiento térmico-higrométrico del edificio.

El aislamiento puede ser continuo por el exterior del edificio, protegiendo la cara interior y los cantos de los forjados.

Fachadas ventiladas

Ventajas de la fachada ventilada

  • Dentro de las ventajas que supone este sistema destaco que puede ser empleado como revestimiento en cualquier tipo de clima, lo que supone un importante ahorro energético del edificio que puede alcanzar entre un 20% y un 30% del consumo.
  • Su configuración es primordial y el diseño de las juntas o su separación es fundamental ya que el flujo de aire de la cámara dependerá de ello. Su protección contra agentes externos ayudará a la eliminación de condensaciones, protegerá de las inclemencias meteorológicas y la radicación solar protegiendo la estructura de patologías propias de la edificación.
  • Este sistema también tiene la posibilidad de colocar el aislamiento térmico en la zona de cámara de aire y permite espesores de 26 cm, ofreciendo una envolvente térmica altamente eficiente y reduciendo la pérdida de calor.
  • Otra ventaja es la instalación. Este sistema minimiza los tiempos de ejecución de la obra y el mantenimiento que requiere es bajo. Además, ante cualquier rotura, podemos reemplazar las baldosas sin necesidad de realizar ningún tipo de obra.
  • En cuanto durabilidad del material los resultados son positivos: poca absorción de polvo y suciedad y su mantenimiento se puede realizar con agua y jabón.
  • Además tiene un buen comportamiento ante la humedad: se evita la entrada de agua protegiéndonos ante humedades y hongos, evitándose las condensaciones superficiales de los materiales y las intersticiales del cerramiento, y reduciendo a lo mínimo posible los puentes térmicos.

Alternativas de acabado

Este sistema permite multitud de posibilidades de acabado, desde acabados  metálicos como el aluminio o el zinc, a madera en distintos formatos pasando por paneles de hormigón polímero, paneles de cemento reforzado, chapas perforadas, vidrio, fachadas cerámicas, distintos tipos de piedras etc.

Esto nos permitirá elegir el más adecuado en cada caso con fachadas más o menos ligeras y según el tipo de anclaje utilizado también se podrán obtener resultados diferentes (anclajes fijos u ocultos).

Imágenes: CirauQui – Centro Comercial Megaprak (Baracaldo) y Proiek – Hospital Alto Deba

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *