Consejos para evitar humedades

Todos conocemos las humedades. Si no las hemos sufrido, es muy probable que lo hagamos en algún momento. Es una situación muy incomoda y destructiva, tanto para la construcción como para sus inquilinos, ya que es un caldo de cultivo de ácaros, mohos, bacterias, etc. Te damos los mejores consejos para combatirlas.

Todos conocemos las humedades. Si no las hemos sufrido, es muy probable que lo hagamos en algún momento. Es una situación muy incómoda y destructiva, tanto para la construcción como para sus inquilinos, ya que es un caldo de cultivo de ácaros, mohos, bacterias, etc. Te damos los mejores consejos para combatirlas.

Todos conocemos las humedades. Si no las hemos sufrido, es muy probable que lo hagamos en algún momento. Es una situación muy incomoda y destructiva, tanto para la construcción como para sus inquilinos, ya que es un caldo de cultivo de ácaros, mohos, bacterias, etc. También provoca sensación de frío y puede originar algunas enfermedades. Y si le añadimos lo perjudicial que es para nuestra propia casa, ya que destroza todo lo que toca, nos daremos cuenta que hay que prevenirlas y combatirlas. Veamos cómo.

Lo malo de las humedades es que no se detectan hasta que ya los signos son evidentes. Cuanto antes las detectemos antes podremos eliminarlas. Para ello es importante conocer cuáles son los tipos de humedades. No es lo mismo una gotera que una fuga de una tubería de calefacción. Tampoco trataremos igual la condensación que suelen aparecer en las ventanas viejas que tener humedad en las paredes de un sótano. Para ver los tipos de humedades, puedes hacer click aquí.

Más vale prevenir que curar…  por eso hacemos estas recomendaciones:

  • Revisa cada tres años fisuras en la fachada, puede introducirse el agua por ahí.
  • Las tejas deben estar bien colocadas siempre.
  • Limpia una vez al año canalones, bajantes y elementos de desagüe.
  • Cuidado con los golpes en puertas y ventanas, pueden ocasionar fisuras. Sella las ventanas cuando veas que es necesario.

Aunque prevengamos, tarde o temprano surgirá una humedad. Para reconocerla inmediatamente están las siguientes líneas:

  • Las filtraciones por lluvia se manifiestan en forma de manchas perfectamente delimitadas que crecen con el aumento de las precipitaciones.
  • Las llamadas humedades accidentales provienen de fugas en los conductos de agua (rotura de una cañería, mal sellado de una junta, etc.). Se manifiestan sobre la pared o el techo afectado en forma de aureolas concéntricas que se agrandan a medida de que el agua se acumula.
  • Comprueba si se trata o no de un problema de condensación pegando con cinta adhesiva un trozo de papel de aluminio sobre la pared afectada. Si aparece vaho en la cara visible del aluminio, hay condensación.
  • Uno de los síntomas de humedad exterior es la aparición de eflorescencias blancas en la fachada. El moho, el musgo o las grietas también son indicio de humedad.

Por último, te damos algunos consejos para combatirlas una vez que hayas sido previsor e identificado las humedades:

  • Emite menos vapor de agua.
  • Cierra las puertas de las estancias más húmedas, sobre todo cocina y baño.
  • Aumenta la temperatura de las paredes frías, esto significa aislar las paredes en contacto con el exterior.
  • Aprovecha la próxima reforma de tu casa para incluirlo.
  • Evita las puertas y ventanas metálicas. Las mejores, de PVC.
  • Instala doble acristalamiento en las ventanas.
  • Mejora el aislamiento exterior de las paredes y elimina los puentes térmicos.
  • Asegura una buena ventilación. Abra todos los días las ventanas durante diez minutos. Conseguirá reducir el porcentaje de humedad relativa del aire del interior.

Recuerda que la mejor Vivienda Saludable es aquella que cumple varios requisitos de salubridad, confort, seguridad y ecología. No tener humedades es fundamental para estos cuatro pilares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *