Si nos decidimos por el revestimiento en lugar de la pintura para decorar las paredes de nuestra casa es muy importante tener en cuenta los distintos materiales y sus ventajas y desventajas.

A la hora de dar vida a las paredes de nuestra casa tenemos dos opciones: la pintura o el revestimiento. En este post vamos a hablar de esta segunda opción y de las distintas alternativas que encontramos dentro de ella. Los principales tipos de revestimiento para paredes interiores son: paneles de  madera, mármol, cerámica/piedra, vidrio, metal, azulejos, papel pintado y fibras naturales.

Como ves, los materiales son totalmente diversos y pueden ser naturales o artificiales, así que a la hora de decantarte por uno un otro debes tener en cuenta, sobre todo, cuál es el que mejor combina con el estilo de tu casa, qué mantenimiento requiere y cuál es el presupuesto que tienes disponible.

A continuación te describimos las características de cada material para que te vayas haciendo una idea de cuál es el que puede encajar mejor con tú vivienda:

– Paneles de madera:

Son una buena opción para cubrir imperfecciones y mejorar el aislamiento acústico ya que la madera es un buen aislante. Aportan a la estancia un ambiente cálido y rústico, pero hay que tener muy en cuenta que si se trata de madera natural requiere bastante mantenimiento -como alternativa, existen imitaciones madera bastante logradas-.

– Mármol:

El mármol es un clásico que no pasa de moda. Aporta un aire elegante y distinguido a cualquier ambiente, pero tiene la desventaja de que su precio es bastante elevado. No obstante, existen materiales que lo imitan bastante fielmente por lo que, si nos gusta esta opción pero el precio se nos va de las manos, podemos optar por ellos.

– Cerámica, piedra y pizarra:

Ya sean naturales o artificiales (la diferencia de precio entre una alternativa y otra es muy grande) son una opción que gusta mucho para revestir, por ejemplo, una parte de nuestro salón, dándole un toque diferenciador, personal y atractivo. Eso sí, no abuses de estos revestimientos porque la estancia puede quedarte demasiado recargada.

– Vidrio:

Es una solución moderna que puede ser perfecta para dar mayor luminosidad a un espacio y conseguir una comunicación fluida entre dos estancias. Es un material frío, pero puede quedar bien combinado con otros materiales más cálidos. Además, las alternativas son casi infinitas ya que existen vidrios de todos los colores, formas, texturas, se les puede pegar vinilos, etc.

– Metal:

El metal transmite una estética industrial muy vanguardista, ideal para casas de personas jóvenes o solteras a las que les gusta romper con lo convencional. Combinado con ladrillo, hormigón o el tan de moda microcemento, y con elementos de decoración reciclados, puede quedar un ambiente realmente atractivo y rompedor.

– Azulejos:

Aunque es un material típico para baños y cocinas, actualmente se ha ampliado mucho su uso y puede usarse (con moderación) en cualquier estancia. Además, los hay que imitan otros materiales con un aspecto bastante realista. Su ventaja es su fácil limpieza y la diversidad de formas y tamaños.

– Papel pintado:

A priori el papel pintado nos puede parecer algo antiguo, de otra época, ya que lo primero que nos viene a la imaginación es el papel de flores que había en casa de la abuela. Sin embargo, hoy en día la cosa ha cambiado muchísimo y existe una amplísima variedad de papeles pintados, adaptados a la estética más actual. Y la ventaja es que cuando nos cansemos de él, lo quitamos y ponemos otro nuevo.

– Fibras naturales:

Si lo que nos va es lo ecológico, podemos elegir un revestimiento natural como el corcho, el junco, etc. Son buenos aislantes acústicos y dan un aspecto diferente y atractivo a la estancia en la que se colocan, pero tienen el “pero” de su necesario mantenimiento, a pesar del cual acaban deteriorándose con el tiempo.

Nosotros ya te hemos dado algunas alternativas (aunque hay muchas más); ahora tú decides: ¿por qué revestimiento te decantas para tus paredes?

 

Imagen Flickr: Wicker Paradise

COMENTARIOS

  • Laura 10 Diciembre, 2014 a las 17:19

    El otro día vi en una tienda unos papeles estupendos, pero no sé yo si habrá que contratar a alguien para ponerlos, porque yo no lo he hecho jamás.
    ¿Sabéis si es muy difícil ponerlo? sería solo una columna. ¿cómo se pega? ¿trae el papel la pega?
    Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *