Ácaros de la humedad

Las humedades no sólo son un problema estético y de salud. También pueden ser “caldo de cultivo” para ácaros, cuya aparición puede producir graves alergias o patologías dermatológicas que afectan sobre todo a los niños.

La humedad es un problema en muchos hogares. Vivir expuesto a la humedad aumenta el riesgo de contraer enfermedades respiratorias y agrava las enfermedades reumáticas. Y no sólo eso. Entre los síntomas a largo plazo causados por la humedad destacan la sensación de malestar, escalofríos, cansancio, dificultad al respirar, pies fríos o dolor de cabeza.

Además, la humedad (por ejemplo en las paredes) crea un entorno favorable para la aparición de bacterias, hongos y ácaros de la humedad. En otoño, con las primeras lluvias del año, aumenta la humedad en el ambiente y se favorece la proliferación de estos ácaros. Esta proliferación no está exenta de perjuicios para la salud.

Enfermedades asociadas a los ácaros de la humedad

Los ácaros de la humedad incrementan el riesgo de padecer enfermedades respiratorias. Por ejemplo, estos ácaros son un desencadenante común del asma en los bebés. También contribuyen a la aparición de rinitis alérgica y conjuntivitis.

Asimismo, aumentan la probabilidad de desarrollar alergias. Las alergias son un estado de hipersensibilidad del organismo a una sustancia concreta (alérgeno) cuando ésta se inhala, se ingiere o se toca. Numerosos factores ayudan al desarrollo o aumento de los síntomas alérgicos, entre ellos, la exposición prolongada a niveles altos de humedad y la presencia de ácaros.

La aparición de los primeros síntomas de alergia a los ácaros suele ser en otoño. Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), en esta época de año se dan las condiciones de temperatura y humedad que necesitan estos microorganismos para proliferar.

Además de las alergias y las enfermedades respiratorias, los ácaros de la humedad también pueden favorecer el desarrollo de patologías dermatológicas como la dermatitis atópica y las erupciones cutáneas.

Todas estas patologías pueden aparecer con mayor frecuencia en bebés, ya que su sistema inmunitario aún no está maduro.

¿Cómo acabar con los ácaros de la humedad?

Para evitar la aparición de ácaros de la humedad en nuestro hogar, es importante mantener la casa siempre bien ventilada, mantener la humedad ambiental por debajo del 50% y no sobrepasar los 22ºC de temperatura.

Se pueden utilizar deshumidificadores y aire acondicionado para controlar la humedad y la temperatura de las distintas habitaciones.

Los ácaros además son muy sensibles a la luz solar, y eligen para su desarrollo zonas oscuras, por lo que una vivienda bien iluminada con luz natural ayuda a prevenir la aparición de estos desagradables bichitos.

Si ya tienes ácaros en casa, lo mejor para eliminarlos es hacer una buena limpieza y desinfección. Si tienes humedades y no sabes cómo acabar con ellas, sigue nuestros trucos y consejos para conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *