Si ya te has cansado del gotelé o si deseas darle un cambio de look a tu hogar te damos una serie de consejos sobre cómo quitar el gotelé por tu cuenta.

No solo nuestra forma de vestir o nuestros muebles y complementos sufren el paso del tiempo; las paredes cuentan y mucho en la decoración y si antes era muy cool tener mi casa decorada con gotelé, ahora se llevan las paredes lisas; y claro, ¿cómo quitar el gotelé de forma casera sino quiero encargárselo a un profesional?

Como en Vivienda Saludable nos encanta poder ayudarte a tener tu casa a capricho, aquí está nuestra guía con todos los pasos para dejar las paredes lisas:

No nos vamos a engañar, quitar el gotelé de las paredes no es fácil, implica tiempo y maña, por lo que tómatelo con calma si no quieres ser el responsable de hacer una verdadera chapuza en casa.

Lo primero es vaciar la estancia elegida y poner a salvo suelo, rodapiés, enchufes, y todos aquellos elementos que puedan estropearse o causar un accidente, recubriéndolos con plástico, papel especial y cinta de pintor. Ahora ya, podemos continuar.

*¡Atención! Es muy importante que antes de ponerte a comprar productos compruebes qué tipo de pintura tiene tu pared: plástica o al temple. Si lo sabes genial, pero si no tendrás que descubrirlo. Las indicaciones que te damos en este post es para eliminar el gotelé en pintura al temple, la plástica tiene su propio y bastante más laborioso proceso.

El siguiente paso es humedecer la pared (¡ojo! que no calarla) con una esponja o incluso con el rodillo de pared. Tras esto, empezamos la lenta tarea de quitar el gotelé con una lijadora (hay maquinas en el mercado que podrán facilitarte un poco este trabajo pero no hacen milagros). Si acabas la pesada tarea y no te rindes (cosa muy usual), ya estas casi en el ecuador y te mereces reconocimiento por ello: ¡Felicidades! ;);)

Siguiente parada: alisar la pared, para ello tienes en el mercado un montón de productos, uno de los más comunes es aplicar aguaplast tal como indique las instrucciones del producto; normalmente con un rodillo/espátula, de arriba hacia abajo para tirar por tierra el trabajo hecho, de forma uniforme y en una sola dirección eliminando siempre el producto sobrante.

Al hacer esto, se creará una textura con relieve, debes esperar que se seque (siempre teniendo en cuenta los tiempos que estipula el producto) y después volver a dejar lisa la pared, lijándola. Y sí, a veces hace falta dar otra capa y repetir el proceso.

Terminada la eliminación del gotelé solo falta lijar para quitar aquellas imperfecciones que hayan podido quedar y… ¡pintar tus paredes lisas y libres!

Os dejamos un par de vídeos para que os ayuden:

 

 

Imagen Flickr: mike wright
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *