OfficePod: pon tu oficina en el jardín

Sí, despedimos la semana con la que creemos va a ser toda una tendencia en un futuro próximo, y una idea que nos ha seducido totalmente. Y es que, ¿qué pensarías si te dijésemos que montes tu oficina en el jardín? Pues eso es justo lo que vamos a ver hoy: Nos adentramos en el divertido mundo de las oficinas prefabricadas para el jardín.

Si trabajas desde tu hogar, en multitud de ocasiones bien no tienes la estancia debidamente acondicionada, bien no consigues alcanzar la concentración; bien no eres capaz de auto-establecerte normas y tiempos efectivos de trabajo…  Si éste es tu caso, las OfficePod son tu solución. Claro, el primer requisito es tener un jardín, y que este sea amplio. El segundo, tener solvencia para poder adquirir una (el precio es justamente la principal desventaja).

Se trata de un espacio independiente y compacto, idóneo para el tele-trabajo. Con él, además, consigues desintoxicar tu vivienda del campo laboral, o incluso, si para los más perezosos puede ser la oportunidad perfecta para mudarte a tu nueva oficina y exigirte un horario profesional.

faa5e93bc4e2bb60bd1123f026a4b594Y ojo porque no les falta de nada: domótica integrada al 100% tanto en las instalaciones como en sus equipamientos. Es indudable, además, que destilan estilo y diseño; también los hay ecológicos con lo que son sostenibles con el entorno… Y en cuanto a su montaje, al igual que con las viviendas modulares estándar, su principal ventaja es que no requieren de una gran obra y son totalmente flexibles a cada necesidad.

Y si hay un país que está a la cabeza de esto ese es Reino Unido, aunque en Francia también encontramos algunas empresas especializadas en este campo. Las dos que más nos han sorprendido son: la francesa JardinBureau y la británica Pod Space.

Lo mejor es que no solo te vale como despacho, es extensible para otros usos como habitaciones de invitados, sala para tu hobby musical… ¿Se te ocurre para qué más y cómo pondrías el tuyo?

En fin, una idea muy atractiva, sencilla, pero que requiere inversión. Si tienes jardín, dinero y te ha gustado la idea… ¡el éxito está asegurado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *