alimentacion saludable niños

Llega el invierno y con él gripes y catarros. Los niños son más vulnerables en esta época del año, por lo que una buena alimentación es fundamental para que su sistema inmunológico esté preparado. ¿Quieres saber qué alimentos les benefician más? Sigue leyendo.

La llegada de las estaciones frías favorece la aparición de muchas afecciones víricas y bacterianas en el sistema respiratorio. En su mayor parte son debidas a que se llevan a cabo reuniones de varias personas en lugares con una temperatura cálida. Esta situación es especialmente significativa en los niños, debido a la asistencia a clases junto a muchos compañeros, favoreciendo la posibilidad de contagio de enfermedades. La temperatura templada del aire en invierno en los ambientes cerrados aumenta la capacidad de permanencia en modo activo de virus y bacterias.

Cómo combatir enfermedades de nuestros niños

Un estado nutricional completo y una vida saludable nos dan las mejores recetas para combatir gripes y resfriados. Esto quiere decir que no podemos olvidar que el mejor remedio es una alimentación equilibrada, suficiente pero no excesiva, que permita al sistema inmunitario estar en las mejores circunstancias para combatir cualquier agresión externa.

De manera genérica en esta época del año es muy importante mantener lo más estable posible la temperatura corporal. Nuestro cuerpo gasta grandes cantidades de energía en invierno para mantener la temperatura corporal. Esos famosos platos y bebidas calientes cuando llegamos a casa que tanto apetecen en invierno benefician enormemente al organismo nos sólo por la sensación de confort que producen al ingerirlos sino también por su ayuda al mantenimiento de la temperatura, con el ahorro energético que ello supone.

Concretando algunos aspectos, la ingestión de las cantidades de agua recomendadas (2 litros) a pesar de tener menos sensación de sed es una práctica muy recomendada, ya que en estas épocas la calefacción tiende a producir la sequedad de las mucosas. El moco producido por la nariz es la primera barrera contra los agentes extraños; si nuestras fosas nasales se encuentran demasiado secas el organismo se encontrará más desprotegido contra estos ataques.

La vitamina C es un nutriente que se aconseja mucho para prevenir estos males. Sin embargo, si bien no existe ningún estudio que demuestre tal circunstancia, sí que es cierto que hay evidencias contrastadas de que un aporte adicional de esta vitamina reduce los plazos de recuperación de enfermedades respiratorias, por lo que es altamente recomendable una vez que se detectan los primeros síntomas. Por eso, es conveniente que los pequeños puedan acceder en casa a frutas con alto componente en Victamina C, como por ejemplo las naranjas y mandarinas. Transmitir que son una golosina más que una obligación nos ayudará a acostumbrarles a ingerir fruta.

Y, hablando de golosinas, una indicación extremadamente importante en las épocas navideñas es la de prestar mucha atención al tipo de dulces que se compran y sobre todo a la disponibilidad de ellos que tienen los niños en el hogar. Hay que educar a los niños en hábitos nutricionales restringiéndoles el acceso a estos productos y si la labor resulta especialmente compleja, ubicar estos dulces de difícil resistencia en lugares cerrados y no accesibles para los niños. Una vivienda con las dependencias adecuadas para cada producto favorece el control de la alimentación de pequeños y mayores.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *