Dieta mediterránea alimentación saludable

Hacemos un repaso por los principales alimentos y beneficios de la dieta mediterránea. No dejes esta sana costumbre.

Todos sabemos que la dieta es fundamental para nuestra salud. En Vivienda Saludable queremos recordar que debemos hacer cinco comidas diarias y comer de todo en las cantidades adecuadas.

Una alimentación equilibrada involucra consumir alimentos que nos den energía, que nos protejan y permitan el crecimiento, regulando las diferentes funciones de nuestro organismo. La dieta mediterránea es un modo de alimentarse que está basado en algunos patrones de alimentación de los países mediterráneos, especialmente España, Italia, Grecia, Albania y Malta.

Características de la dieta mediterránea

Las características principales son un alto consumo de vegetales, frutas, verduras, legumbres, frutos secos, pan y otros cereales. Todo ello regado con aceite de oliva y vino tinto.

El aceite de oliva como grasa principal, tiene unas propiedades  excelentes y es muy beneficioso sobre el colesterol, tiene efectos anti-cancerigenos, favorece la digestión, estimula el crecimiento y aporta muchos beneficios mas. Mas información sobre el aceite de oliva, aquí.

También en este tipo de dieta, se presentan unos mayores consumos de aves y pescado que de carnes rojas, lo que explica que en los países mediterráneos la incidencia de enfermedades cardiovasculares es mucho menor.

No se entiende la dieta mediterránea sin el omnipresente vino tinto. El consumo de vino, que tiene efectos beneficiosos, debe tomarse en cantidades moderadas, entendiendo como tal uno o dos vasos por comida por la toxicidad del alcohol. Distintos estudios científicos han demostrado que los habitantes de los países que siguen la dieta mediterránea y por tanto consumen vino en cantidades moderadas tienen un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Pero el vino también tiene una acción antibacteriana, un efecto antihistamínico (reduce las reacciones alérgicas), palia la perdida de memoria debido a que favorece la circulación y riego del cerebro. Insistimos en las propiedades curativas del vino, pero haciendo hincapié en que se debe de tomar con moderación.

Esta comprobado que el proceso de envejecimiento así como la aparición de algunas enfermedades, se debe al efecto de los “radicales libres”Es decir, a ciertas partículas que oxidan nuestras células.

Podemos combatir los radicales libres consumiendo antioxidantes artificiales (vitamina C, vitamina E) o recurriendo a una alimentación sana con altas dosis de verduras y frutas frescas, aceite de oliva y vino tinto con moderación, es decir, llevando una Dieta Mediterránea.

Aprovechemos la facilidad que tenemos por ser mediterráneos y favorezcámonos de sus innumerables beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *