Cómo mantener tu cocina saludable

Para mejorar el bienestar y la salud dentro de nuestras cocinas es importante contar con el llamado “triángulo de trabajo”, es decir, el área formada por las tres zonas más importantes de la cocina, con sus respectivas zonas, objetos, muebles o actividades que se desarrollan dentro de ellas.

Al igual que el resto de partes de nuestra casa, la cocina influye en gran medida en el bienestar que encontramos en ella, y hay que prestarle la importancia que se merece.

Una cocina debe adaptarse siempre a nuestro estilo de vida. Para empezar, debe disponer de lo que en diseño se llama “triángulo de trabajo”, es decir, el área formada por las tres zonas más importantes de la cocina, con sus respectivas zonas, objetos, muebles o actividades que se desarrollan dentro de ellas.

1. Zona de preparación de los alimentos

En la zona de preparación de alimentos debe haber un espacio de mesada amplio y despejado, entre las zonas de lavado (pila) y de cocción (cocina y horno), para la preparación de los alimentos.

Deberíamos poder acceder rápidamente al resto de áreas y por supuesto, con todos los accesorios a mano.  El mejor material para la mesada es el acero inoxidable y el granito, ya que va a tener que aguantar altas temperaturas, líquidos, golpes y pesos.

Además, conviene tener un lugar específico para los electrodomésticos y los enchufes. La altura ideal de la mesada es de entre 5 y 10 cm por debajo del codo flexionado. Si la cocina es muy grande, una isla central es ideal, ya que se pueden preparar los alimentos sin perder tiempo y energía andando por la cocina.

2. Zona de cocción

Esta zona incluye hornallas, anafe, horno u horno microondas. Lo más cómodo es tener por separado el horno y a la altura de los ojos, para poder acceder a él bien y mirar los alimentos mientras son cocinados. La parte esencial de la zona de cocción es un sistema de extracción eficiente para eliminar olores y vapor. Una campana extractora es muy útil y además aporta un gran valor decorativo a la cocina si se tiene en cuenta su material, color y formato.

La mesada debe ocupar un espacio mínimo y debe estar junto a la cocina, horno o anafe. Por supuesto, debe contar con una superficie ignifuga y que resista bien el calor, para poder apoyar ollas y elementos calientes.

3. Zona de lavado

Esta zona es muy importante para el confort de una cocina. Puede tener una pileta o varias y deben estar a 5 cm debajo del codo flexionado. Para el lavado de vajilla debe haber 60 cm de espacio adicional al lado de la pileta, para el secador de platos. También se puede colocar encima de la pila a la altura de los ojos.

Y además de todos estos factores, debemos tener en cuenta la iluminación en la cocina, ya que jugará un papel fundamental: el sistema de iluminación ideal es el que puede integrar luz general para desplazarnos y ver sin problemas en estantes y cajones, con luces puntuales en las diferentes áreas.

Recursos

Podéis diseñar vuestra propia cocina rápida y fácilmente en este enlace. También os ofrecemos, a modo de curiosidad, esta recopilación de cocinas a nivel mundial, para que veáis la diversidad de estilos que ha.

Y recordad: la salud y el bienestar se encuentran en cada rincón de nuestro hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *