En este post te explicamos qué son las calderas de bajo consumo, en qué se diferencian de las calderas convencionales, qué tipos existen actualmente en el mercado y cuáles son sus principales ventajas.

¿Qué son las calderas de bajo consumo?

Son calderas un poco más caras que las convencionales, pero que consiguen ahorros de entre el 30% y el 40%. Combinadas con un sistema de calefacción eficiente alcanzan todo su potencial.

Tipos de calderas de bajo consumo:

  • Calderas de condensación: aprovechan la energía latente en el vapor de agua que queda tras la combustión, un tipo de energía que se pierde con las calderas tradicionales. Suelen utilizar gases como combustible (gas natural, GLP o gasóleo). Alcanzan mejores ahorros que las de baja temperatura (40%).
  • Calderas de baja temperatura: puede trabajar con temperaturas de agua inferiores que las calderas tradicionales, por lo que no desperdician energía cuando la demanda de calor no es tan alta. Suelen utilizar gases como combustible (gas natural, GLP, gasóleo…). Consiguen ahorros del 30%.

Imagen: Flickr (m-louis)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *