No contamines y sé sostenible

La sostenibilidad se puede aplicar en todos los ámbitos de nuestra vida y, cómo no, también en el transporte. Para referirnos a esta faceta en concreto vamos a hablar de "movilidad sostenible", referida a la búsqueda de un uso racional de los medios de transporte por parte de los ciudadanos (tanto particulares como profesionales).

En términos generales la movilidad sostenible puede definirse como “aquélla que se satisface en un tiempo y con unos costes razonables, minimizando los efectos negativos sobre el entorno y la calidad de vida de las personas”. Básicamente, el objetivo principal es reducir la elevadísima cantidad de vehículos que circulan por nuestras vías públicas, con lo que se conseguiría una notable reducción de la contaminación ambiental y acústica, y un importante y necesario ahorro energético.

En este punto la pregunta sería: ¿Qué puedo hacer yo, ciudadano de a pie, para practicar una movilidad sostenible? Pues varias cosas, pero la primera de todas es tomar conciencia del problema que asola a nuestras ciudades y fijar nuestro comportamiento partiendo de esta premisa. En este sentido, debemos preguntarnos: ¿cuáles son los desplazamientos en coche que podremos evitar? Pues empezamos porque se estima que un tercio de los desplazamientos que se realizan en vehículo privado cada día son de menos de dos kilómetros, por lo que fácilmente podríamos hacer estos trayectos caminando o en un medio de transporte no contaminante, como por ejemplo la bici (lo cual, además beneficiaría a nuestra salud). Otro dato también preocupante es que la ocupación media de los turismos en los países desarrollados es de menos de dos ocupantes por coche, por lo que siempre que puedas ¡comparte coche! Además, te recomendamos que utilices el transporte público: es más barato, muchas veces más rápido y no tendrás que preocuparte de aparcar.

A pesar del esfuerzo de las Administraciones Públicas por reducir las emisiones de gases contaminantes, fruto del exceso de vehículos, la contaminación relacionada con el transporte sigue aumentando cada año. Es cierto que se podrían hacer más cosas desde los Gobiernos, pero también es cierto que ya se están llevando a cabo iniciativas interesantes en este sentido. Por ejemplo, la Unión Europea lleva varios años convocando la denominada “Semana Europea de la Movilidad“, que este año se ha celebrado bajo el lema “Elige. Cambia. Combina tu movilidad” y buscaba animar a la gente a pensar en las distintas alternativas de transporte disponibles y a escoger el modo de transporte adecuado, combinando distintas opciones. También en el marco de la “Semana Europea de la Movilidad” hay muchas ciudades donde se celebran jornadas lúdicas y educativas, sobre todo para los más pequeños, y el conocido como “Día Mundial sin Coches”.

Pero, a pesar de todas estas iniciativas (y otras muchas que se llevan a cabo a nivel local, autonómico…) la realidad es que sin una concienciación total y absoluta por parte de todos, estas acciones se quedan en meras anécdotas y no surten el resultado que de ellas se espera.

Así que pongámonos todos las pilas y digamos “adiós” al coche -siempre que podamos- y “hola” a una nueva forma de movernos más responsable, barata y saludable, con la que todos ganamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *