Intercambio de casa en vacaciones

¿Por qué no ahorrar en tus vacaciones compartiendo tu vivienda habitual? Se trata de una iniciativa que gana cada vez más adeptos. ¿Te sumas?

¿Estás cansado de hoteles y apartahoteles? ¿Quieres vivir otro tipo de vacaciones? ¿Tu presupuesto es limitado y no quieres renunciar a irte unos días o incluso una temporada? Te proponemos una alternativa para estas vacaciones mucho más sencilla y divertida de lo que crees y, por qué no, para el resto del año: ¡Intercambia tu vivienda y ahórrate un buen dinero con el alojamiento!

Estas son las razones por las que deberías probar

  • Ahorro, no solo te ahorras el dinero del alojamiento, también puedes economizar los gastos en el día a día como por ejemplo con las comidas, pues no es lo mismo comer fuera que prepararte tus ricas y económicas comidas caseras.
  • Accesibilidad: Es una buena opción también si quieres irte a otro país ya que el trueque no está limitado a una determinada zona, y con Internet el proceso es más rápido y sencillo, si echas un vistazo encontrarás múltiples recursos con webs de intercambio de viviendas o clubes que se dedican, en la mayoría de ocasiones por medio del pago de una cuota, a facilitar el contacto entre interesados de hacer trueque con su vivienda.
  • Confort y comodidad: No tendrás el control ni límite de horarios de entradas y salidas, horas para la comida… pues su casa es tu casa y viceversa; eso sí, depende donde esté la vivienda debes respetar la zona: En caso de tenerlos, no molestes a los vecinos.
  • Seguridad, es un arma disuasoria ante posibles cacos. Tú vivienda se mantendrá habitada, por lo que los ladrones se lo pensarán dos veces antes de intentar entrar en tu casa.
  • Un plus más está en que podrás tener acceso a información personalizada, vas a ir a vivir a una zona que tu anfitrión conoce a la perfección, podrás pedirles información sobre los recorridos, lugares de interés, restaurantes más aconsejables, tiendas interesantes…

Eso sí, a la hora de hacerlo ten en cuenta estos consejos

  • Hazlo con intermediarios si no estás seguro y trata de obtener la máxima información posible:  fotos de la vivienda, experiencias previas, localización exacta de la casa, etc. Además, puedescontratar un seguro para garantizarte que no haya sustos.
  • Todo por escrito,  no des lugar a dobles sentidos o la fiabilidad de una conversación. Ya lo dice el dicho: “Hombre precavido, vale por dos”.
  • Ojo con lo que dejas en la vivienda, no te recomendamos que dejes tus objetos de valor. Y si quieres evitarte un disgusto prepara una guía a tu inquilino con el funcionamiento básico de tus aparatos y demás electrodomésticos, la ropa de cama, etc.
  • Si tienes alguien de mucha confianza, facilita su contacto, pues quién mejor para echar una mano ante cualquier imprevisto que pudiese ocurrir.
  • No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen a ti, mantén la vivienda limpia y en orden, deja hueco en casa antes de empezar la aventura para el equipaje de los otros inquilinos, cuida las cosas y déjalo todo como estaba.

Y si no te atreves a dejar tu vivienda, pero te gusta la idea de ir a otra vivienda y vivir la experiencia siempre puedes optar por el tradicional alquiler vacacional para lograr tus vaciones low cost :)

Fuente: 20minutos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *