Ecoturismo: el turismo más saludable

En Vivienda Saludable estamos centrados principalmente en la vivienda y más concretamente en el interior del hogar de nuestra vivienda saludable. Pero ahora queremos salir y llevar nuestra experiencia de vida sana y saludable al exterior.

Cuando viajamos, nuestro comportamiento delata nuestra personalidad. De nada nos sirve luchar por disfrutar de una Vivienda Saludable si cuando estamos fuera de ella no actuamos de manera consecuente.

El concepto “turismo” engloba diferentes formas de practicarlo. Hoy hacemos un repaso de aquellas en las que se fomenta una actitud respetable con el medio ambiente, eficiente energéticamente o que reporte beneficios para la salud.

  • Para el turismo rural, la principal motivación es conocer las costumbres y las tradiciones del mundo rural. La mayoría de las veces este turismo viene acompañado de diversas actividades, bien sea el turismo gastronómico, el de aventura o el cultural.
  • A nivel global existe la variante de turismo etnográfico, cuyo fin es el vincularse a las costumbres y tradiciones de diferentes pueblos del mundo.
  • Otra opción para los más aventureros es la elección de viajes de aventura, en el que suelen incluirse actividades deportivas entre otras. Este tipo de turismo está ganando cada vez más adeptos, ya que permite realizarse cerca de tu ciudad, es fácilmente adaptable a toda la familia y la oferta es cada vez más variada.
  • El turismo termal o de salud es la alternativa más tranquila y relajante. Esta destinado a aquellos que buscan spas y balnearios que ofrezcan tratamientos contra distintas dolencias como pueden ser reumas, estrés, dermatitis o tratamientos de belleza.
  • El Turismo ecológico o ecoturismo. Aquí el viajero busca  la sustentabilidad, la preservación, la apreciación del medio natural. Este turismo ecológico se promueve como un turismo ético, en el cual también se presume como primordial el bienestar de las poblaciones locales.
  • Por último una de las opciones más practicadas, el turismo cultural, en el que incluimos el turismo arqueológico, el urbano y el monumental. Fundamental para visitar otras ciudades, comprender otras culturas y gastronomías.

En definitiva, hacer turismo saludable consiste en el contacto con la naturaleza y en el uso de sus recursos para hacernos conscientes de que estos son finitos y que entre todos debemos de conservarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *