Cómo crear un huerto casero

Tener un huerto urbano es más sencillo de lo que crees. Sólo necesitas un pequeño hueco y unos pocos útiles. ¿Quieres saber cómo hacerlos?

Con motivo del Día de la Tierra, que fue ayer, nos hemos planteado indagar un poco en el mundo de los huertos. Los hay de todo tipo: caseros, comunitarios, ecológicos, alquilados… Me dirás que no te gustaría comer frutas y hortalizas más naturales que las que compramos habitualmente en el súper, que muchas veces resultan hasta insípidas.  Pues no esto ya no es un sueño lejano sino que está al alcance de tu mano. ¿Quieres descubrir con nosotros cuál es el huerto ideal para ti y cómo puedes hacerte con el tuyo propio?

Lo primero que debes tener en cuenta es de dónde partes: ¿dispones de de espacio al aire libre o cubierto?, ¿qué tiempo podrás dedicarle?, ¿cuál es tu presupuesto?… Y, sobre todo, no te agobies porque hay soluciones y alternativas para todas las necesidades y bolsillos. Y una cosa más, es importante que elijas el tipo de huerto que elijas, éste sea sostenible y ecológico.

Y tras los pasos preliminares, ya sí podemos adentrarnos en cómo crear y mantener tu propio huerto. Éstas son las principales cosas a tener en cuenta:

Soporte y organización

No es lo mismo que lo vayas a poner en un gran jardín que en una terraza. Y además debes decidir qué tipo de contenedores y recipientes te harán falta. Y sí, esto nos lleva a la gran pregunta:  ¿qué voy a plantar en mi huerto? Las posibilidades son infinitas, aunque tu clima y circunstancias propias lo limitarán un poco. Principalmente puedes decantarte por verduras, legumbres y, si tienes un amplio jardín o parcela, incluso podrás plantar algún árbol frutal. Así que, ¿eres más de  tomates, de calabazas o lechugas?

Sol y materias primas (sustratos)

Indispensable para que tu huerto prospere y crezca es que esté expuesto a la luz solar. Lo mínimo es de 8 a 10 horas de sol (ó 4 de luz directa) para que las frutas y verduras puedan crecer fuertes. Y además, cada planta tiene sus propias necesidades en cuanto a agua, tipo de abono y tierra… Infórmate bien de los requisitos de cada una.

Riego

El sistema de riego que elijas (ya sea manual o programado) es vital para asegurarle una larga vida a tu huerto. A la hora de decantarte por uno, es interesante que analices la frecuencia  de riego que requieren tus semillas y las precipitaciones de tu clima. Aquí puedes informarte de los diferentes tipos de riego.

Control y protección:

Si es pequeño, la probabilidad de tener plagas es mucho menor que si tienes un espacio de grandes dimensiones. Aún así, y en cualquier caso, es necesario que protejas tu cultivo tanto de plagas como de posibles intrusos que puedan estropearlo (mascotas, niños…).

Y si no dispones de un lugar donde poder llevar a cabo esta práctica no sufras porque ya hay remedio para tu mal: Puedes alquilar parcelas especialmente preparadas para esto en las zonas periféricas a las grandes ciudades o lo que hoy es tendencia: compartir huerto.

Pues ya sólo falta que lo pongas en marcha y cultives tus propias frutas y verduras, ya verás lo ricas y sanas que son.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *