La huella de carbono es una de las formas más simples que existen de medir el impacto o la marca que deja una persona sobre el planeta en su vida cotidiana.

Muchas veces hacemos hincapié en cómo tu vivienda y hábitos son vitales para tu bienestar y el de los demás. Hoy nos centramos en uno de esos aspectos que te ayudarán a saber cómo estás favoreciendo o perjudicando tu entorno: tu huella de carbono y la de tu casa.

1- ¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono es una de las formas más simples que existen de medir el impacto que deja cada persona sobre el planeta en su día a día. Se hace con la medición del total de gases de efecto invernadero emitidos, medidos en unidades de dióxido de carbono (CO2) tanto de forma directa e indirecta.

Sabiendo este dato verás cuál es tu porcentaje de responsabilidad en el calentamiento global y te ayudará a concienciarte de lo importante que es proteger el medio ambiente. Se trata no sólo de grandes medidas sino también de pequeñas; y es que a más cantidad de recursos necesitados y de emisiones producidas, mayor es tu huella sobre el medio ambiente y por tanto, mayor el daño.

Esta medida, más asentada en el ámbito de las empresas, es cada vez más conocida y utilizada por los ciudadanos, y es que es sorprendente el alcance y la consecuencias que tienen nuestros actos, ese “inocente” gasto de energía, como por ejemplo el simple hecho de comer, contamina.

2- ¿Qué cosas influyen en mi vivienda con respecto a la huella de carbono?

Una vez que ha quedado clara la importancia de esta herramienta, es hora de ver qué elementos hay que tener en cuenta en tu vivienda en relación a tu Huella de Carbono Personal:

– Orientación y constitución de la vivienda. La ubicación y tamaño de tu casa, los materiales, las medidas pasivas con aspectos como el aislamiento son vitales a la hora de asegurar la eficiencia y evitar perdidas energéticas, que se traducen en más recursos y más impacto para el planeta.

– Equipamiento de tu casa. Por ejemplo, la eficiencia de los electrodomésticos ( a más eficiencia menos emisiones), el tipo de mobiliario, etc.

– Hábitos. Cuanto más saludables son tus hábitos, menor será el tamaño de tu huella. Para ser más exactos, la alimentación y el consumo que realices pueden contaminar más o menos.

– El transporte que utilizas para llegar y salir de tu casa también influye en la huella de carbono. Por eso, no dejes de utilizar transportes público o medios sostenibles como la bicicleta.

3- Cómo calcular la huella de Carbono

¿Cómo calculo mi huella de carbono? Es sencillo y no tienes que inventarte los datos, ni nada por el estilo,. E la actualidad y gracias al desarrollo de las  nuevas tecnologías hay un montón de páginas y aplicaciones con las que podrás saberlo: son las llamadas calculadoras de carbono o calculadoras de la huella de carbono personal.

Te dejamos dos ejemplos para que calcules la tuya:

http://myfootprint.org/es/visitor_information/

¿Cómo es tu huella de carbono? ¡Déjanos un comentario!

Imagen Flickr: Tim Green

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *