Etiquetas energéticas

Los electrodomésticos que utilizamos habitualmente pueden ayudarnos a ahorrar energía y a cuidar el medio ambiente. Por eso es importante que te fijes en las etiquetas energéticas.

¿Qué son las etiquetas energéticas?

Para facilitar el consumo de este tipo de productos, la Unión Europea cuenta con un sistema de etiquetado conocido como  “Etiquetas Energéticas”, que busca informar al consumidor de cuáles son los productos que cumplen con los estándares legales asignados  para poder ser comercializados.

En 1995 se comenzó a utilizar este método llamado Etiqueta Energética que, en palabras simples, es una herramienta obligatoria que sirve para que los consumidores se informen acerca de la eficiencia de un electrodoméstico y de sus valores de consumo (de agua y energía)  a través de estas etiquetas.

¿Cómo son los niveles de las etiquetas energéticas?

  •  Las etiquetas sólo son comparables en el mismo tipo de productos. No es lo mismo una A en una lavadora que en un frigorífico.
  • En un principio la Etiqueta Energética se dividía en 7 niveles o etiquetas (A, B, C, D, E, F y G) empezando por el A, más eficiente, hasta el G, menos eficiente. Cada etiqueta se identifica, además, con un color (Del verde al rojo).
  • Sin embargo, a medida que pasó el tiempo se hizo necesaria una revisión del sistema porque ya la mayoría de estos electrodomésticos  eran clase A y se necesitaba un nuevo criterio diferenciador para el consumidor.  Esta nueva normativa europea de la etiqueta energética agregó en 2010  tres clases adicionales: A+, A++ y A+++, para diferenciar los nuevos electrodomésticos de bajo consumo de agua y energía.
  • En los electrodomésticos de la gama de lavado podemos encontrar etiquetas diferenciadaspara el lavado, secado y centrifugado.

¿Qué electrodomésticos incluyen etiquetas energéticas?

Los tipos de electrodomésticos que lo tienen establecido son:

  • Frigoríficos
  • congeladores
  • Lavadoras
  • Lavavajillas
  • Secadoras
  • Lavadoras-secadoras
  • Fuentes de luz domésticas (bombillas, fluorescentes, etc.)
  • Horno eléctrico
  • Aire acondicionado

¿Cómo se asignan las etiquetas?

  1. Se mide el consumo anual de cada tipo de electrodoméstico (lavadoras, frigoríficos, etc.).
  2. Se hace la media y al valor de consumo medio se les asigna una etiqueta de clase D o E.
  3. Los electrodomésticos que consuman menos de la media serán de tipo A, B o C.
  4. Los electrodomésticos que consuman más de la media serán de tipo F o G.

El fabricante de un producto está en la obligación de suministrar la etiqueta, que es donde se incluye toda la información referida a los niveles de consumo de energía específicos. Después, el distribuidor debe colocar las etiquetas en los aparatos que ponga a la venta. Este requisito se aplica a los aparatos domésticos de refrigeración, a las lavadoras y a los lavavajillas que, como requerimiento básico, deben tener una eficiencia clase A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *