A la hora de adquirir un nuevo electrodoméstico es muy importante fijarse en las etiquetas energéticas que proporcionan información sobre el consumo de energía y agua, eficacia de lavado, centrifugado o secado, la capacidad de lavado, el volumen interior y el ruido. ¡Presta atención a posibles engaños!

Cosas en las que fijarse en las etiquetas energéticas

  • Consumo de energía: en lavadoras y lavavajillas se mide en Kw/ciclo de lavado. En hornos y lavavajillas se mide en Kw/hora. En frigoríficos y congeladores se mide en Kw/año.
  • Consumo de agua: se mide en litros.
  • Eficacia de lavado: la mejor es la A
  • Eficacia de centrifugado: la mejor es la A.
  • Eficacia de secado: la mejor es la A.
  • Capacidad de lavado: se mide en kilogramos. En lavadoras, secadoras y lavavajillas hay que comparar su nivel de consumo de agua y energía en función de su capacidad de lavado. Los que tengan más capacidad consumiendo menos serán mejores.
  • Volumen interior: se mide en litros. En hornos, frigoríficos y congeladores hay que comparar su nivel de consumo de a energía en función de su volumen interior (cuántas cosas podemos meter). Los que tengan más volumen consumiendo menos serán mejores.
  • Ruido: mide en decibelios el nivel de ruido en funcionamiento de los electrodomésticos.

La triple A

La triple A en un electrodoméstico significa que tiene niveles de eficiencia A en tres de sus apartados (eficiencia en lavado, centrifugado, secado…). Se utiliza como reclamo publicitario por parte de los fabricantes.

Engaños a la hora de asignar etiquetas
Hay que tener cuidado a la hora de comprar electrodomésticos siguiendo las etiquetas. No existe un organismo independiente que se encargue de asignar las etiquetas a todos los productos. Son las propias marcas las que contratan los servicios de los laboratorios homologados para que analicen sus productos. Algunas asociaciones de consumidores se han quejado de que a veces las etiquetas no se corresponden con la eficiencia real de los electrodomésticos. Para evitar engaños debemos acudir a marcas de confianza o pedir ayuda a asociaciones de consumidores.

Imagen: Flickr (Jumanji Solar)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *