Dile adiós a los molestos ruidos en casa

Existen en el mercado diferentes soluciones de aislamiento acústico que pueden devolvernos el silencio. Descubre cómo reducir el molesto ruido en tu hogar.

A veces los ruidos habituales convierten nuestro hogar en un verdadero dolor de cabeza. Vecinos escandalosos, locales comerciales, tráfico, gentío o aviones son algunos de los elementos que perturban la paz de nuestra casa. Estar expuestos a ellos de forma constante puede subir nuestros niveles de estrés, provocar insomnios y, en definitiva, dañar nuestra salud.

Soluciones para reducir el ruido en tu hogar

Materiales aislantes

Existen en el mercado diferentes soluciones de aislamiento acústico que pueden devolvernos el silencio. Lo primero que debemos detectar es hasta que punto es ruidosa nuestra casa. Existen edificios más expuestos que otros en función de los materiales con los que estén construidos o los agujeros en la construcción (enchufes, lámparas, ventanas…) que permiten el paso de ruido. Las empresas dedicadas al aislamiento acústico suelen hacer una primera revisión para determinar a que se enfrentan.

Una vez detectados los puntos fuertes y débiles de nuestro hogar, podemos actuar en aquellas habitaciones y rincones donde se concentre el problema. Normalmente la fachada, el tejado, el suelo, las paredes, los forjados, los tabiques, los elementos estructurales del edificio y los “agujeros” (interruptores, enchufes, lámparas).

Una solución bastante habitual son los techos y suelos flotantes, que consiste en la colocación de un falso suelo o falso techo sobre el original, colocando entre medias un material aislante. De este modo, en los bloques de pisos, se pueden amortiguar los ruidos de los vecinos. Esta solución es bastante eficaz, sobre todo en el caso de los suelos flotantes ya que es capaz de atenuar el 90% de los ruidos.

Uno de los materiales estrella en los últimos tiempos es la lana de roca, un material fabricado a partir de rocas volcánicas. Se trata de una buena solución ya que es un material incombustible que, además de aislar del ruido, es un buen aislante térmico por lo que también nos ayudará a ahorrar energía.

Ventanas

Un punto especialmente vulnerable de las casas son las ventanas, ya que son un puente de paso para el ruido exterior. Elegir un vidrio del grosor adecuado o laminado y sobretodo un perfil que garantice el aislamiento acústico es imprescindible. Actualmente los perfiles de PVC KÖMMERLING son los que mejores prestaciones ofrecen en este sentido.

Nuestro hogar debería ser un sitio para relajarnos y disfrutar de la tranquilidad. Desde Vivienda Saludable te recomendamos que no te conformes con menos y digas adiós al ruido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *