Cómo tener una vivienda saludable

La salud de nuestro hogar también afecta a nuestra salud y a la de los miembros de nuestra familia. Por eso, es muy importante que mantengamos una vivienda sana.

Hay pocos espacios en los que podemos controlar factores, internos y externos, que afectan directamente a nuestra salud y la vivienda es, sin duda, el más importante. Tomar medidas para que nuestra vivienda se convierta en un lugar inmune y protegido conlleva gestionar la insonorización, la higiene, el aislamiento o la ventilación de la misma.

  • El Ruido.No exceder el nivel óptimo de 30 dB
  • Climatización. Frío / Calor / Humedad
  • Polución. Polución / Olores / Polvo
  • Polvo y alergias. Limpieza diaria e higiene básica
  • Ventilación. Más oxigeno y menos vapor. Mantener el aire limpio y purificado.
  • Humedades. Humedades por condensación, por subidas capilares y por infiltración lateral en estancias subterráneas.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *