¿Es confortable nuestro hogar? ¿Son cómodos nuestros muebles para todos los miembros de la familia? ¿Y los materiales? ¿Son los más adecuados? Te ayudamos a mejorar la ergonomía de tu hogar para cuidar la salud de los tuyos.

Nuestro hogar es probablemente el lugar donde pasamos el mayor tiempo de nuestra vida, fundamentalmente cuando llegan las estaciones de frío y lluvias. Es imprescindible la adecuación de nuestro mobiliario a las condiciones particulares de los miembros de nuestra familia, ya que de este modo ganaremos en salud y en calidad de vida.

Y es que hay muchas claves para adecuar las características de mobiliario en el ambiente laboral, pero mucho menos acerca de cómo acondicionar nuestro hogar.

¿Qué es la ergonomía y cómo afecta a nuestra salud?

Cuando elegimos un mueble, siempre pensamos en su diseño, en su comodidad o en su precio, pero no solemos fijarnos en si ese mueble será el verdaderamente adecuado para nuestro descanso y en si no generará problemas de salud.

Para eso trabaja la ergonomía. Según de la Asociación Española de Ergonomía, se trata del conjunto de conocimientos de carácter multidisciplinar que tienen en cuenta la adecuación de los productos, sistemas y entornos artificiales para las necesidades, limitaciones y características de sus usuarios, optimizando la eficacia, seguridad y bienestar.

Si el mobiliario de nuestro hogar no asegura nuestra seguridad y bienestar, esto puede tener consecuencia para la salud. Por eso, cuando elijamos nuestros mobiliario debemos tener en cuenta las siguientes pautas.

El mobiliario ergonómico

Es bastante habitual encontrar hogares en los que existe designación de sillones y sillas específicas para cada uno de los miembros. Estás situaciones no están carentes de lógica ya que la fisionomía de cada individuo hace que el diseño ideal de cada lugar de descanso sea diferente.

Aun así, existen pautas genéricas para que esto no ocurra.

1. La ergonomía y los materiales

En primer lugar, las deformaciones y acoplamiento permanente de sillones sofás y colchones a la persona que más los usa o de más peso, se deben a una mala elección de los materiales de relleno. Muchas veces se pretende evitar esa deformidad mediante elección de materiales duros, lo cual impide la adaptación al cuerpo del usuario en el momento de usarlo, dando lugar a perjuicios para la salud. El otro extremo lo encontramos en el ejemplo comentado anteriormente donde no se recupera el estado original después del uso.

Por todo ello uno de los materiales más aconsejables, aunque también más costoso, para colchones y sofás son los rellenos de plumas, o una combinación de estas con otros materiales, ya que se adaptan perfectamente a la persona que lo usa y tiene la capacidad de recuperar su estado original.

2. La ergonomía y los tamaños, alturas y distancias

Los mayores problemas cuando nos enfrentamos a una búsqueda de mobiliario los encontramos a la hora de elegir tamaños, alturas y distancias, ya que podemos encontrarnos una unidad familiar en la que los componentes tengan características antropométricas muy diferentes.

De este modo, si sabemos que en el sofá los riñones deben quedar protegidos por el respaldo, que la cadera de una persona no debe quedar más baja de las rodillas y que el reposabrazos debe estar a la altura del codo, es evidente que no se podrán cumplir dichas características para todos los miembros. Por ello lo ideal sería que tuviesen estructuras regulables o individualizar, al menos, sillones de lectura o descanso.

3. La ergonomía en los muebles de cocina

El mismo problema surge con los muebles de cocina. Trabajar en pie delante de una encimera demasiado baja o demasiado alta, obliga a asumir posturas incorrectas que, a la larga, pueden afectar gravemente a nuestra salud. Por ello, es oportuno que también la altura de la encimera de la cocina se modifique en función de las exigencias del usuario.

Así que, si estás pensando en cambiar tu mobiliario, no olvides aspectos tan importantes como los que condicionan su ergonomía. Tu salud y tu descanso dependen de ello.

Imagen: Flickr – wicker-furniture

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *