Casas más cómodas en verano

Si tienes una segunda vivienda, es posible que la decoración y los muebles sean sencillos y escuetos. Te ofrecemos algunos consejos para que conviertas tu casa en un lugar confortable y sano.

Muchas son las personas que cuentan con una segunda vivienda en la playa, en el campo o en la sierra para pasar fines de semana y vacaciones. Normalmente estas casas cuentan con un mobiliario bastante escueto y sencillo, ya que suelen amueblarse con lo que “nos sobra” de la vivienda principal o con muebles baratos o “heredados”.

Es evidente que no es necesario incluir demasiados muebles en la casa de veraneo y que todo aquello que no se vaya a utilizar durante el periodo que vamos a estar allí  sobra. Sin embargo, a veces queremos ahorrar tanto en la segunda vivienda que ésta se nos queda demasiado “desangelada” e impersonal y echamos de menos el “calor” (aunque estemos en verano) del hogar.

Por eso es importante saber mezclar la funcionalidad y sencillez del mobiliario (debemos elegir muebles en cuya limpieza y mantenimiento no perdamos demasiado tiempo) con la comodidad. A veces olvidamos la confortabilidad en pro de la practicidad y esto nos puede pasar factura ya que no estaremos todo lo cómodos que desearíamos en nuestro lugar de vacaciones. Por eso el mueble ideal es, sobre todo, aquel en el que uno se siente a gusto, es fácil de limpiar y, ya si tiene capacidad de almacenamiento y nos permite prescindir de otros “trastos”, mejor que mejor. Un ejemplo sería una buena cama con canapé, un sofá en el que dé gusto echarse la  siesta y que además tenga “arcón” para guardar cosas, muebles que se convierten en cama o aquéllos que llevan mesa y/o asientos incorporados.

También es interesante disponer de muebles plegables (sillas, mesas…) que no nos quiten demasiado espacio. Eso sí, siempre y cuando sean cómodos e inviten a hacer uso de ellos.

Por supuesto, en tu casa de verano prescinde de cortinas, alfombras y tapizados, son elementos decorativos superfluos y sólo te darán trabajo sin aportarte ninguna comodidad adicional. Sin embargo, no se te ocurra prescindir de algunos electrodomésticos básicoscomo son la lavadora, el lavavajillas y el microondas. Los puede elegir de un tamaño “mini”, pero no los desprecies en tu casa de veraneo  porque seguro que los echarás de menos.

Y si quieres darle a tu lugar de vacaciones un toque más hogareño y sentirte en él   como en casa, algo tan simple como llevarte algún cuadro y algún marco de fotos o un jarrón o adorno del salón, te ayudarán a sentirte como en tu propio hogar, pero eso sí, mientras disfrutas a tope de tus vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *