sustancias peligrosas niños hogar

En nuestros hogares existen multitud de sustancias peligrosas para los niños que pueden poner en peligro su salud. Te explicamos qué tener en cuenta y cómo proteger a los más pequeños.

Los niños muy pequeños y los adultos de edad avanzada tienen un riesgo mayor de sufrir accidentes en el hogar. Quedarse en casa no significa estar exentos de ciertos peligros. Quemaduras, caídas, infecciones, intoxicaciones… cada rincón de la casa puede convertirse en una amenaza si no se les enseña a prevenir ciertos riesgos. Además, algunas sustancias pueden poner en peligro seriamente la salud de los más pequeños de la casa.

Sustancias que pueden afectar a la salud de los menores

 

La presencia de microorganismos en el aire debido a una mala ventilación, el moho en las paredes, la humedad, la presencia de monóxido de carbono, productos tóxicos de uso doméstico y pesticidas, son algunas de las sustancias que pueden perjudicar la salud de los menores. Éstas puedes clasificarse de dos formas: sustancias biológicas y sustancias químicas.

  • Sustancias biológicas. Uno de los problemas de salud que aparece con más frecuencia en los niños es la alergia y el asma. Por este motivo, el aire del interior del hogar necesita limpiarse.

La existencia de mascotas en la casa o la presencia de ciertos microorganismos debido a la humedad o al polvo, pueden causar este tipo de problemas respiratorios.

Otra sustancia natural que puede resultar perjudicial para la salud es el moho. El moho crece en lugares húmedos o mojados. Algunos tipos de moho son tóxicos y también pueden causar problemas de alergia.

  • Sustancias químicas. Otro riesgo para la salud en el hogar son las sustancias químicas como la lejía, los insecticidas, el veneno para ratones o los desatascadores de desagües. Hay que tener especial precaución y mantener estas sustancias fuera del alcance de los niños, ya que podrían envenenarse fácilmente.

Prevención del riesgo asociado a ciertas sustancias en el hogar

Hay sustancias que deben estar en todos los hogares porque forman parte de la limpieza y el mantenimiento del mismo. Por eso, es importante que estas sustancias se guarden en un lugar seguro y fuera de la vista y el alcance de los menores.

Además, es importante prevenir la presencia de otras sustancias que también pueden resultar perjudiciales para la salud de los más pequeños de la casa. Es el caso, por ejemplo, del humo del tabaco. No es seguro para los niños estar cerca de fumadores. El humo en el ambiente proveniente del cigarrillo puede incrementar el riesgo de infecciones de oído y de problemas respiratorios en los niños.

Otros consejos importantes son: limpiar bien la casa, mantener una ventilación adecuada, mantener a las mascotas fuera de los dormitorios, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *