Trucos para cuidar tu piel en verano

Las cremas son un elemento esencial para cuidar nuestra piel en verano, pero además de ellas, hay otros muchos productos cotidianos que nos pueden ayudar a tener una piel más saludable. Os damos unos consejillos que os ayudarán a mantener la piel más sana y protegida.

 

  • Ten siempre botellitas de agua en el frigo para hidratar a tu familia: En verano perdemos entre 2 y 3 veces más agua que el resto del año. Por eso, para mantener la piel en perfecto estado es imprescindible beber mucho agua (además de, por supuesto, para refrescarnos). Puedes poner varias botellas en la nevera para ti y tu familia e irlas rellenando, así siempre estará fresquita para los niños.
  • Mantén un alimentación equilibrada y toma mucha fruta y verduras frescas, como la zanahoria o el tomate. Sus vitaminas nos ayudan a evitar las quemaduras del sol y a que nuestra piel no se oxide y envejezca.
  • Un ambiente muy seco también puede debilitar tu piel. Los humidificadores son muy recomendables para aumentar la humedad del ambiente tanto en verano como en invierno, ya que evitan los cambios bruscos de temperatura, además de ayudarnos a respirar mejor.
  • Las gafas de sol: Como la piel, los ojos también sufren mucho con las radiaciones solares, especialmente, si son claros. Y cualquier gafa no vale para protegerlos. Cómprate unas buenas gafas de sol en una óptica. Esto no implica que sean de marca y carísimas, puedes obtener unas buenas gafas a un precio razonable.

            ¿Cómo deben ser las gafas de sol?

            –  Deben cubrir de frente y lateralmente el espacio por donde entran los rayos nocivos

            –  Tener un alto grado de protección contra los rayos ultravioleta

            –  No tener rugosidades ni bordes vivos

            –  Y, sobre todo, ¡que no sean de plástico!

  • Los gorros de playa, viseras, pamelas… no pasan de moda y son una buena opción en caso de una exposición continuada al sol. Tenerlos por casa siempre viene bien, sobre todo si tenemos niños y se pasan muchas horas en la piscina. Y qué decir de las clásicas sombrillas. Son la mejor forma de proteger a tu familia del sol y… siguen siendo la mejor referencia si nos perdemos en la playa!

Y ya por último, un consejo más de mujeres: cuida más que nunca la higiene de tu piel y no descuides los buenos hábitos de hidratación antes de dormir. Recuerda que una piel sana siempre resistirá mejor al sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *