Consejos para hacer una reforma

Si estás pensando en reformar tu casa, antes de hacerlo debes tener en cuenta una serie de aspectos fundamentales para que sea un éxito. Nuestro experto en reformas te da las claves para disfrutar de una vivienda bonita y confortable sin disgustos.

En este primer post quiero dar algunas claves para triunfar con nuestra reforma y que, en lugar de un suplicio, se convierta en una experiencia bonita capaz de ilusionarnos.

1. Qué esperar de una reforma

Lo primero es saber qué es una reforma y tener muy claro las expectativas que puedo tener. Habitualmente  comparo y compararé las reformas integrales con comprar un coche, porque el coste de una reforma es muy parecido al de un coche y se suele encontrar en una misma escala de necesidad.

La gran diferencia es que en el sector del automóvil hay un grandísimo trabajo de marketing y publicidad que ha dejado poso durante los años y la gran mayoría tenemos referencias e información de cuáles son los mejores coches, cuál es más fiable, cuál consume menos, etc. Incluso mucho antes de plantearnos comprarlo.

Con las reformas no tenemos estas referencias y nos encontramos de bruces con mil conceptos nuevos y en muy poco tiempo tenemos que tomar decisiones sobre temas que nunca nos habíamos planteado y que durarán muchos años.

Consejos para hacer una reforma

2. Claves para no equivocarse en la reforma

Planteado el símil voy a dar  6 claves para no equivocarte en tu reforma

  1. Contratar a una empresa cualificada y especializada y que además disponga de unas oficinas o exposición físicas que tú puedas visitar. Parece de cajón, pero en un porcentaje altísimo se contrata a personas que no son empresas y con muy poca cualificación y cuando aparecen los problemas han desaparecido, literalmente, del mapa.
  2. Un buen proyecto y preparación previa, con o sin asesoramiento de un profesional. Tenemos que hacer los deberes y estudiarnos bien la lección. No podemos llegar a la reforma sin tener claro que queremos, porque si no improvisaremos, tomaremos decisiones sobre la marcha y nos equivocaremos. Si no nos vemos capaces de diseñar nuestra reforma pagaremos a un profesional, previo a la contratación de la empresa reformista, para que con nuestras directrices diseñe la reforma. Ten en cuenta que hay muchos arquitectos y aparejadores con ganas de trabajar, eso hay que aprovecharlo.
  3. Precio de la reforma. Si hemos un hecho un buen trabajo previo, daremos a las empresas información precisa para que puedan ofertar y tendremos un comparativo homogéneo. Una nota, la calidad cuesta dinero, nunca lo olvides, las ofertas excesivamente baratas nunca son las que más calidad ofrecen, incluso a veces no llegan al mínimo exigible. Nunca conviertas la reforma de tu casa en una subasta a la baja, es preferible dejar por hacer cosas que hacerlo todo mal. Otra nota, hay que contar con el IVA, es la única forma de tener garantía en un futuro, además de muchas cosas más.
  4. Calidad de materiales. Elige en la medida de lo posible los materiales y productos de más calidad y escoge productos de marcas reconocidas que estén bien implantadas en el mercado.
  5. Eficiencia energética, nos hemos acostumbrado a tirar el dinero por las ventanas, las casas gastan energía y la energía es cara. Busca soluciones y productos que te aseguren un buen aislamiento y poco gasto.
  6. Postventa. No existe la reforma perfecta, por muy buena que sea la empresa y por muy bien que lo hagamos todo siempre habrá pequeños detalles y problemas que habrá que atender terminada la reforma. No te desesperes es normal.

Si tienes todo esto en cuenta podrás disfrutar de una reforma de calidad en tu casa y si encima tienes la suerte de tener buen gusto, puede que hasta te quede bonita.

Volviendo a los coches, ¿te imaginas comprar un coche nuevo al primero que pase por la calle, de una marca que no conoces, sin investigar un poco antes, decirle al vendedor que te perdone el IVA y que gaste 20 litros a los 100 km? ¿Te parece un disparate? Pues te sorprendería la cantidad de gente que lo hace con su reforma. Con una gran diferencia, una reforma tiene que durar mucho más que un coche y pasas muchas más horas en tu casa que en él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *