Cómo ordenar productos en la nevera

Mantener un correcto orden de los alimentos dentro de la nevera nos ayuda a mantener la higiene, evitar contaminaciones y cuidar nuestra salud.

Aunque en pequeña escala, nuestra nevera debería seguir aquellas recomendaciones de calidad que se usan en todos los establecimientos alimentarios, teniendo siempre en cuenta aquellos aspectos insalvables que puedan provocar las diferencias de prestaciones entre los equipos industriales y los equipos domésticos. Partiendo de esta base, el orden en el que se colocan los productos en la nevera del hogar ha de seguir dos criterios fundamentales que son las diferentes temperaturas óptimas de conservación y la contaminación cruzada.

 

Orden de productos en la nevera según la temperatura de conservación

Los diferentes productos que conservamos en el frigorífico suelen tener diferentes temperaturas de conservación. Para poder tener la certeza de que estamos conservando bien los productos es necesario tener un control de la temperatura del mismo, por lo que en primer lugar se hace necesaria la presencia de un termómetro, cuyo punto de medición sea conocido.

Además, nuestra legislación actual obliga a que en el etiquetado de todos los productos aparezca la temperatura de conservación, por lo que sólo tendríamos que leer la etiqueta para saber en qué lugar han de colocarse los productos.

  • Fruta y verdura. La temperatura de referencia serían 1 o 2 º C justo encima de los cajones para la fruta y la verdura. El aire frío es más denso que el aire cálido por lo que el punto más frío se encuentra en la parte inferior, exceptuando los cajones que al estar aislados dificulta que ese aire frío penetre en su interior. Partiendo de ahí las zonas superiores tendrían una temperatura en aumento, al igual que la puerta que esta fuera de la incidencia directa del aire refrigerado y más próximo al contacto con el exterior.
  • Carne y pescado. La carne y los pescados han de conservarse siempre entre 1 y 3º C.
  • Comidas preparadas. Las comidas preparadas se recomiendan conservar entre 1 y 4º C.
  • Yogures. Los yogures generalmente se deben conservar entre 1 y 6º C.

 

La contaminación cruzada

En los casos en los que la nevera tenga las características técnicas que le permitan mantener una temperatura homogénea en todos los lugares de su interior (a excepción de los cajones) y en los casos de productos con la misma temperatura de conservación, el criterio a seguir sería diferente, aunque en la mayoría de los casos la colocación de los productos coincidiría con la que aparecería siguiendo el criterio anterior.

Los productos que se vayan a consumir sin recibir ningún proceso de cocinado más, es decir, tal cual se encuentran en el frigorífico han de ser colocados en los estantes superiores.

Esto se debe a que cualquier tipo de contaminación por suciedad en envases o por deshidratación de otros productos daría lugar a un posible crecimiento de bacterias que posteriormente no sería corregida con ningún tratamiento de calor ni de ningún otro tipo.

Entre estos productos encontraríamos por ejemplo las ensaladas y ensaladillas y las tartas. En la parte inferior se encontrarían aquellas materias primas que puedan soltar líquidos y que posteriormente vayan a ser cocinadas. Se colocan en este lugar para evitar que contaminen otros productos y con la garantía de que la contaminación que les pueda llegar sería eliminada mediante un tratamiento de calor durante el cocinado.

Todos los productos que no sean guardados con su envase original sin abrir deben ser tapados de manera correcta antes de meterlos en la nevera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *