Cambiando la bañera por una ducha podrás ganar espacio y ahorrar agua. Además de beneficiar el acceso a los mayores y a las personas con movilidad reducida.

Hasta hace unos cuantos años el cambio de bañera por ducha era una reforma puntual que se realizaba, sobre todo, en los hogares de personas mayores o con movilidad reducida. Sin embargo, hoy en día la escasez de metros en nuestros hogares, especialmente cuando la familia crece, y la imposibilidad económica que se da en muchas ocasiones de mudarse a una casa más grande, ha hecho que se convierta en una reforma muy habitual y cada vez más solicitada.

Con este cambio que se realiza en apenas unas horas se consigue ganar bastante espacio en el cuarto de baño. Además no implica ningún sacrificio dado que la inmensa mayoría de las personas se ducha en lugar de bañarse. Por otro lado, en muchas viviendas hay dos baños por lo que, si se desea, se puede conservar la bañera en uno y cambiarla por ducha en otro.

Este cambio supondrá ventajas para toda la familia, pero evidentemente quienes más se beneficiarán de él serán nuestros mayores o personas con alguna discapacidad física (debemos pensar que todos somos susceptibles de tener algún problema o impedimento físico en un momento dado). Con este sencillo cambio acabaremos con una barrera innecesaria en nuestra casa y nuestro baño estará preparado para cualquier persona, sean cuales sean sus circunstancias físicas. Y, ni qué decir tiene, que si en algún momento tenemos un familiar de edad avanzada en casa, contribuiremos a que tenga una vida más digna, cómoda y autosuficiente, evitando peligros innecesarios.

Además de ganar en movilidad y comodidad, evitar caídas tontas y ganar espacio, le darás un aspecto mucho más moderno y actual a tu baño y, por supuesto, ahorrarás agua evitando la tentación de llenar la bañera hasta arriba.

Si te plateas realizar esta reforma, tienes principalmente dos opciones (dependiendo del presupuesto y de lo que estés dispuesto a ‘complicarnte la vida’ con obras): instalar plato de ducha o hacer una ducha de obra.

  • Cambio de bañera por plato de ducha. Es la reforma más sencilla y demandada y muchas empresas te la realizan en un solo día. El plato de ducha puede ser del mismo tamaño que la bañera o ser de menor longitud, como tú elijas.
  • Cambio de bañera por ducha de obra. En este caso las posibilidades son más amplias, aunque la obra realizada es también bastante mayor y, obviamente, también lo es la inversión realizada en ella. La ducha se fabrica totalmente a medida, según las necesidades específicas del cliente, y éste puede elegir y personalizar totalmente los materiales y elementos que quiere para su nueva ducha.

Sea cual sea tu opción, si estás pensando en realizar este cambio, infórmate y empieza a pedir presupuestos, ya verás como aciertas con la decisión.

Imagen Flickr: reggie35

COMENTARIOS

  • Ac Estudio Reformas de Baños en Madrid 13 Octubre, 2015 a las 11:42

    Es cierto que cada vez se usa menos la bañera, o se usa como ducha y en una reforma de baño, una de la motivación mas común es cambiar la bañera por una ducha o hacer una ducha de obra, enhorabuena por el blog un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *