Los materiales aislantes se usan en construcción para la protección de la vivienda contra la humedad, para disminuir los peligros de incendio y hacerla más confortable disminuyendo los efectos del calor y del frío.

Se denominan materiales aislantes aquellos productos que por sus propiedades pueden servir para proteger del frío o calor, del sonido, del agua o del fuego.

Los materiales aislantes se usan en construcción para la protección de la vivienda contra la humedad, para disminuir los peligros de incendio y hacerla más confortable disminuyendo los efectos del calor y del frío. También para disminuir los ruidos inevitables provenientes del exterior, y para contribuir al mayor rendimiento de las instalaciones de calefacción, hornos y cámaras frigoríficas, ya que impiden impiden o disminuyen grandemente la pérdida de calor o frío, según el caso.

Los tipos de aislamiento que pueden proporcionar estos materiales son, por tanto, hidrófugo, térmico, acústico e ignífugo.

El PVC, por tratarse de un material aislante, tiene todas estas características y cumple, por tanto, todas estas funciones. Por este motivo, las ventanas de PVC cumplen con los cuatro tipos de aislamiento que se explican más ampliamente a continuación:

Aislamiento térmico

El aislamiento térmico tiene como objetivo el dificultar las trasmisiones de calor del interior al exterior de la vivienda, y viceversa, para evitar así las pérdidas de calor en períodos fríos y la ganancia del mismo en épocas cálidas.

El aislamiento es fundamental tanto en los muros como en los huecos acristalados que también deben ser aislados con, por ejemplo, un doble acristalamiento.

De igual modo que la madera, el PVC es un excelente aislante térmico. De hecho, su coeficiente de conductividad térmica es ligeramente más bajo que el de la madera: 0,17 W/m2ºC, el PVC y 0,23 W/m2ºC, la madera.

Este coeficiente para el aluminio es de 210 W/m2ºC. Es decir, el aluminio tiene unas propiedades aislantes como material 1.235 veces inferiores al PVC.

En este enlace podéis ver la transmitancia térmica de los perfiles KÖMMERLING

Aislamiento acústico

El aislamiento del sonido o aislamiento acústico es el recurso empleado para impedir la propagación del sonido mediante materiales o recursos constructivos que determinan un obstáculo reflector de mayor o menor efecto.

Los perfiles de PVC combinados con las juntas de acristalamiento y estanqueidad, han sido desarrollados para aislar al máximo el ruido exterior. Para conseguir una ventana con un alto aislamiento acústico, tanto el vidrio, como la carpintería deben tener un alto valor aislante. Consulte con nosotros si desea más información.

Aislamiento hidrófugo

El aislamiento hidrófugo actúa como barrera contra la humedad para evitar su ingreso o filtración por los distintos elementos constitutivos de un edificio, incluyendo cimentaciones, cerramientos exteriores, cubiertas, ventanas y puertas. Gran parte de los desperfectos producidos en las construcciones tienen su origen en la acción nociva de la humedad.

El agua no tiene efecto sobre las puertas y ventanas de PVC. Problemas como la putrefacción, el óxido, etc., sencillamente no existen. En localizaciones especiales, como áreas costeras (sol, salinidad, tormentas,…), el PVC es más adecuado que otros materiales que no pueden hacer frente a estas agresiones.

Aislamiento ígneo

Sistemas diversos de aislamiento y protección contra las llamas, para diferentes estructuras, diferentes situaciones y materiales de construcción.

La temperatura necesaria para inflamar el PVC es 150º superior a la de la madera. Una vez que se ha apagado la llama, el PVC es auto extinguible y, además, no se inflama espontáneamente. Aunque la liberación de calor del PVC es bastante inferior a la de otros materiales y la madera.

La medida en la que el calor es liberado es determinante para la intensidad del incendio y la velocidad de propagación. Por lo tanto, el uso de puertas y ventanas de PVC en lugar de madera, reduce la posibilidad de incendio, y al mismo tiempo reduce la velocidad de propagación del incendio en caso de producirse.

Esta combinación de características da como resultado que las aplicaciones de PVC para la construcción se encuentran en el grupo de materiales orgánicos de mejor clasificación técnica para la prevención de incendios.

Además de todas estas cualidades, el PVC es un material resistente, antibacteriano, soldable, higiénico, ligero y reciclable. En definitiva, es el material ideal para convertir nuestro hogar en una Vivienda Saludable.

Imagen: Flickr (SandShoes)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *