¿Qué es una ventana con RPT (Rotura de Puente Térmico)?

En los últimos años se han consolidado las ventanas de aluminio que llevan RPT. Sin embargo, que lleven RTP no significa que esto sea suficiente para mantener el aislamiento térmico en el hogar. Te contamos por qué.

La subida del coste eléctrico, la mayor concienciación ecológica y las nuevas normativas de eficiencia energética, como el Código Técnico de la Edificación (CTE), han producido un aumento de la demanda de ventanas de otros materiales más aislantes como la madera y el PVC. Ante este nuevo material, el mercado del aluminio reaccionó impulsando las ventanas de aluminio con Rotura de Puente Térmico (RPT). De hecho el CTE, que entró en vigor desde 2006, exige que las ventanas de aluminio incluyan la rotura de puente térmico en la mayoría de las Comunidades Autónomas.

¿Qué es la RTP? ¿Y qué es una ventana con RTP?

Para poder entender qué quiere decir que una ventana es de aluminio con Rotura de Puente Térmico (RPT), primero debemos saber qué es el puente térmico. El puente térmico es una zona donde se transmite muy fácilmente el calor, por estar compuesta por materiales muy conductores (metales). Así, la rotura de puente térmico consiste en intercalar entre las dos caras que forman el puente térmico, un mal conductor (como el plástico) para romper literalmente esta zona de transmisión de temperatura.

La RTP sirve como su nombre indica para romper el puente térmico y evitar el traslado de la temperatura del exterior al interior de la vivienda con la pérdida energética que esto conlleva. Así las ventanas de aluminio con RPT consiguen mejorar sus valores de aislamiento y ser mucho más eficientes en términos de ahorro energético que las de aluminio “simple”.

Aunque se debe tener cuidado, ya que el hecho de que la ventana de aluminio lleve RPT no significa que esto sea suficiente para mantener el aislamiento térmico en el hogar. Actualmente en el mercado existen diferentes tipos de RTP en función del grosor de aislante que se instale. Así, para poder considerar que una ventana de aluminio con RPT cumple con unos niveles aceptables de aislamiento, debe tener como mínimo una densidad en sus materiales de 12 mm, aunque las normativas los admiten a partir de 4 mm, y un valor de transmitancia térmica como máximo de U=4 W/m2K.

Por tanto, debes informarte bien ya que no en todos los casos se obtendrán unos niveles de aislamiento suficientes, que cumplan con las normativas y se acerquen a los niveles del PVC o la madera.

En la actualidad, las ventanas de aluminio con RPT de alta gama (12 mm) aún no alcanzan los niveles de aislamiento de la madera o el PVC, pero consiguen cumplir con el CTE lo que supone una gran mejora frente a las tradicionales ventanas de aluminio barato. Eso sí, en este caso superan en precio a las ventanas de PVC o de madera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *