Carnaval

Carnaval ya está aquí, y este año te ayudamos a que lo pases fenomenal y sin pasarte de presupuesto. Descubre las miles de opciones que tienes para reciclar y reinventarte en tu disfraz para estos carnavales.

Un cohete, galleta, una casa, dibujos animados, animales, frutas… Una de las ventajas frente a otras festividades como Halloween o la Navidad, es que en este caso tú, o tú anfitrión, eliges el tema del disfraz, no hay más reglas que las que tú te marques.

Aunque siempre puedes comprarlo ya hecho, nosotros preferimos hacerlos, y para ello, entre nuestros materiales caseros preferidos destacamos cosas que seguro que tienes por tu vivienda: revistas, cajas, ropa vieja o que no usas, rotuladores y bolis… Todo puede valer para tu disfraz, solo tienes que abrir tu mente y ver tus objetos como interesantes materias primas…

  • Bolsas de basura, tan fácil como coger una bolsa de basura grande y cortarle los huecos para los brazos y la cabeza. Si quieres ser un poco más sofisticados puedes añadir a tu base elementos correspondientes a la basura que almacenas para reciclar: ¿Eres el contenedor azul? entonces hazte con papeles y cartones y grápalos para completar tu disfraz. Y ya triunfarás si convences a dos o tres a amigos y cada uno se asigna un contenedor y se pone con la bolsa del color correspondiente: verde, amarillo, azul… Seréis responsables, ecológicos y sobre todo muy divertidos por muy poco dinero.
  • Árbol, nube, sol… Ser un elemento del planeta es tan sencillo cómo vestirte con tu ropa diaria de un color liso, comprar una cartulina del color que toque y pintarte la cara del mismo color. Por ejemplo, en el caso de los árboles u hojas puedes combinar ropa marrón con una cartulina verde a la que le hagas un agujero para la cara. Si por el contrario te gusta más el cielo, podrás ser un esplendoroso sol vistiéndote de negro o amarillo y combinándolo con simpáticos minisoles por tu rostro.
  • Prueba a coger disfraces anteriores y combinarlos para crear nuevos: ¿tienes una capa de vampiro? Por que no darle un toque de customización y lo conviertes en una cola para tu dragón. ¿O qué pasa con esa peluca que te compraste para hacer de extraterrestre? Recupérala y conviértete en un muñeco interactivo o un robot.
  • Y otra alternativa es fusionar diversas prendas y complementos de casa o intercambiarlos con tus conocidos: Ese camisón podría convertirse en un bonito vestido de novia con el visillo de tu tía, o prueba a ponerle a los más peques de la casa, ropa colorida tuya, serán el payaso más risueño de la fiesta.

Además, si os disfrazáis en grupos lo pasaréis en grande haciendo los disfraces y luego representando vuestros roles en la fiesta.

¿Qué ideas se te ocurren a ti para tu disfraz?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *