Riego ecológico para tu jardín

¿Tienes jardín en casa? ¿Te gustaría ahorrar dinero a la vez que cuidas el medio ambiente? Pues tenemos una buena noticia y es que existen muchas opciones en el mercado para hacer de tu jardín un lugar más ecológico y sostenible para ti y para el planeta.

Que el agua es un recurso escaso ya lo sabes, pero ¿has pensado alguna vez el derroche de agua y dinero que supone regar con manguera o no contar con un sistema de riego apropiado para tu jardín? Estos gastos innecesarios pueden evitarse con el uso de pistolas de riego o de mangueras de riego por exudación. Éstá última es una solución un poquito menos económica, pero muy ecológica.

Si tu jardín es pequeño, puedes optar por realizar el riego con las tradicionales  regaderas, aunque hoy en día hay otras alternativas mejores como las macetas de autorriego con las que no mojarás tus plantas sin control. También es muy apropiado el sistema de riego por goteo o localizado, que consiste en regar cada planta de manera individual aplicando para ello goteros, los más ecológicos son los de botón y los autocompensados. Para jardines de gran extensión es recomendable el uso de riego por aspersión, su nombre proviene de los aspersores a través de los que se trata de imitar a la lluvia. La versión reducida de este sistema, para jardines más pequeños, son los denominados riegos por dispersión.

Como curiosidad, no queremos dejar de mencionar algunas de las últimas novedades para dar de beber a tus plantas: el riego por goteo subterráneo, cuyas principales ventajas son la ausencia de elementos visibles que estropeen la estética del jardín y, en términos de ahorro, el menor derroche de agua al evitar la evaporación de ésta por la radiación solar. Otra de las innovaciones más llamativa es el sistema automático solar de riego, el cual no conlleva apenas dedicación ya que se puede programar y es muy eficiente ya que funciona con energía solar.

Y, sobre todo, no olvides que a la hora de elegir tu sistema de riego hay varias cosas que no puedes pasar por alto, como las dimensiones de tu jardín, el clima, el tipo de suelo, el tiempo del que dispones para dedicar  su mantenimiento y, por supuesto, tu presupuesto. Y recuerda que, además de elegir un sistema eficiente de riego, para tener jardín bonito y saludable, deberás dedicarle tiempo y cuidarlo cada día. ¡A la tarea!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *