Viste tu casa de Navidad

¿Estás pensando en poner tu árbol de Navidad? En Vivienda Saludable queremos acercarnos a la decoración navideña y cómo sacarle el máximo partido para lograr un ambiente único.

Cada vez estamos más cerca de las deseadas fiestas navideñas. Nos lo recuerdan por ejemplo los anuncios de la tele, la lotería, las comidas de trabajo, la compra de regalitos o las luces en las calles… Y no se tú, pero en Vivienda Saludable no se inaugura oficialmente la Navidad hasta que no ponemos el árbol y decoramos la casa. Un momento familiar y entrañable en el que toda la familia (sobre todo los más peques, aunque no sólo ellos) disfruta de lo lindo vistiendo la casa de Navidad. Y éste es justo nuestro tema de hoy: La decoración navideña.

El primer paso es elegir los colores y el estilo con los que vamos a vestir nuestro hogar. Y atento, porque no es necesario, salvo que tú quieras, adornar tu casa con los típicos motivos navideños rojos y verdes. La variedad y las posibilidades son infinitas, échale imaginación y un poco de color: dorados, rojos, naranjas o azules están a la orden del día.

En el árbol de navidad, uno de los platos fuertes para esta época del año y uno de nuestros favoritos, todo está permitido: desde bolas, espumillones, muñecos, hadas, animalitos, fotos, chuches… Puedes optar por un atrezzo más naturalista o por uno más trasgresor. Además puedes crear tus propios adornos manuales, reciclar los de otros años y combinarlos con nuevas mezclas, poner regalos… ¿Has probado a decorar tu árbol con las tarjetas navideñas que vas recibiendo o con las de años anteriores?

Otro de los elementos ligado desde la antigüedad a estas Fiestas y, un clásico en las navidades españolas, es el portal de belén. Y es que creencias religiosas aparte, estas entrañables figuritas son un complemento ideal para crear una estampa navideña en tu hogar. Las hay de todos los tamaños, materiales, estilos… incluso mecanizadas (aunque éstas se suben un poco de precio). Puedes poner un decorado (más o menos elaborado) creando montañas, añadiendo, musgo, serrín, nieve artificial, plantitas… y, por supuesto, no te olvides del tradicional río. A partir de ahí, ya todo depende de tus gustos y de imaginación que le eches.

Y, por supuesto, no te olvides de poner las luces. También puedes darle un toque especial a tu hogar poniendo muérdago en la puerta de casa o colgando un Papá Noel del balcón. Y si tienes chimenea, ¡no te olvides de colgar los calcetines!

Además, si aprovechas conviertes la decoración navideña en un mini-evento familiar, aparte decompartir el trabajo y conseguir nuevas ideas, lo pasarás genial con la familia o amigos. Y si al terminar os hacéis una foto, ya tienes tu tema para enviar a toda tu gente las felicitaciones de Navidad. ¿A qué esperas? ¡Corre a poner tu casa a punto para estas Fiestas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *