Juega con la luz en tu hogar

La luz natural y también la artificial pueden hacer de tu vivienda no sólo un lugar más acogedor y habitable sino que además nos permite que juguemos con ella hasta el punto de llegar a transmitir emociones.

Lo primero es tener claro qué quieres que transmita tu estancia. Es decir, ¿quieres que tu habitación se cargue de energía? En ese caso opta por aprovecharte de los filtros y luces de colores más vivos que puedes encontrar en el mercado. O más bien buscas justo lo contrario: que reine la paz y la calma. Entonces, sin duda, debes optar por luces cenitales y más tenues (y si quieres un plus más en este sentido, decántate por dos o tres focos de luz que darán un halo misterioso gracias al juego de luces y sombras).  Y una opción siempre perfecta es la búsqueda de la claridad, la conexión con el exterior… si eres de esos cuya máxima lumínica es la claridad, lo ideal es que tu juego se centre en aprovechar al máximo la luz natural y para ello lo mejor es que te hagas con unas ventanas bien grandes que permitan el paso de toda la luz solar posible.

Además, a la hora de encontrar nuestra luz ideal es importante que tengamos en cuenta también otros aspectos más prácticos y funcionales como la distribución, el nivel de iluminación requerido, el mobiliario, el color y la estética.

En repetidas ocasiones hemos visto la importancia que tiene la iluminación en el hogar, pero nunca está de más recalcar el ahorro energético (y económico) que tendrás si optas por el uso de bombillas eficientes, como las LED o las halógenas. Por cierto, desde el pasado septiembre ya no es posible optar por las incandescentes debido a su ineficiencia energética.

Como referencia para saber cuál será la elección adecuada en función de tus necesidades, éstas son las principales características de ambos tipos:

  • Las bombillas LED te ofrecen sobre todo una magnífica eficacia luminosa y una larga vida, además son de bajo consumo, resistentes a los golpes y reproducen bien los colores.⋅
  • Frente a éstas tenemos las halógenas, cuya principal ventaja es la buena reproducción de los colores y su gran intensidad luminosa instantánea. Ahora eso sí, duran mucho menos que las LED.

El último aspecto a tener en cuenta para lograr el juego de luz idóneo que hará de nuestro hogar un espacio único, mágico y personal son las lámparas. Lo principal que debes tener en cuenta en el momento de escoger tu lámpara es el tipo, estilo, tamaño y forma que buscas con la mejor calidad-precio posible. Las posibilidades son infinitas.

Ahora ya sí conoces todos los pasos a seguir. Así que estudia las fuentes de luz de tu vivienda y crea tu propio universo lumínico. Nosotros sólo te hemos dado un rayito de luz para tu inspiración. ¿Juegas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *