Conejos de iluminación

Una buena iluminación puede aportar encanto y personalidad a cada habitación, siempre que des con la ubicación y los elementos correctos. Descubre cómo.

Prepara papel y lápiz porque ponemos a tu disposición los mejores trucos y pautas para mejorar la iluminación de tus estancias en casa: matices que visten tu hogar transformando sus esferas, creando nuevos ambientes, mejorando la intensidad… Sea cual sea tu caso, seguro que puedes sacar alguna idea para aplicar.

  1. Ten siempre presente esta máxima: la iluminación de tus salas nunca debe deslumbrar y es mejor sin sombras. Para ello, antes de colocar tus lámparas testa qué zonas quedan con sombras y cómo es la mejor manera de evitar que la luz deslumbre, la clave es que sea suave y uniforme. Además, si te gustan las paredes claras un truco que mejorará la iluminación es no ponerlas blancas sino con alguna tonalidad parecida: blanco roto, beige…
  2. ¡Di sí a los puntos de luz! Multiplícalos: suavizan el ambiente y distribuyen la atención creando una sensación de amplitud. Un solo punto de luz, por ejemplo en el techo, puede crear una iluminación demasiado agresiva y encima si no son de bajo consumo y son demasiado potentes gastarán más, dará la impresión a la estancia de ser más pequeña. Eso por no hablar de lo incomodo que es estar intentando que no haya sombra constantemente, ¿la solución? Añadirle focos laterales que contrarresten estos efectos.
  3. Aparte de usar más de un punto de luz, es interesante mezclar varios tipos de luz dentro de una habitación con el fin de jugar con sus efectos y transmitir unas sensaciones u otras: una luz cálida hará tu estancia más confortable mientras que una luz fría provocará tranquilidad o energía en función de como la distribuyas.
  4. Juega con la iluminación para recalcar y ocultar la presencia de objetos. La iluminación te permite destacar un mueble, un cuadro, etc. Eso sí, para este tipo de iluminación, conocida como decorativa o indirecta, plantéate utilizar lámparas halógenas con reguladores. Hay otros recursos aliados para hacer la iluminación de tu casa más acogedora: velas, cortinas, lamparitas auxiliares, el color de los muebles, espejos; por ejemplo, un truco que le dará estilo a tu casa es optar por espejos iluminados con apliques.
  5. Aprovecha las ventajas de la luz focal, un complemento muy útil para la luz general e ideal para espacios definidos como rincones de lectura o zonas de estudio.contemporary cozy bedroom
  6. Algo esencial es contar con una buena luz en el baño y la cocina.  La iluminación central suele ser menos intimista, aunque en los cuartos de baño cada vez menos, y se tiende a optar por la artificial pero muy efectiva luz blanca de tubos fluorescentes. En la cocina prueba a añadir varios puntos de luz sobre la encimera, fregadero, etc. te hará más fácil el día a día. En los baños cobra relevancia sobre todo el espejo y una opción muy exitosa es añadirle luz a los muebles, con halógenos de bajo consumo.
  7. Los apliques en la pared permiten atenuar el contraste entre el centro y las esquinas de la habitación, que a veces pueden estar demasiado oscuras.
  8. Una premisa más que estética de seguridad, es que te cerciores de que las zonas de paso, principalmente pasillos, estén correctamente iluminadas y que los interruptores sean accesibles. Y hablando de interruptores,  opta por aquellos que te permitan regular la intensidad de la luz, con ello tendrás el poder de crear tus propios ambientes en función de la necesidades: relajación, energía…
  9. Y cuidado porque el exceso de luz también tiene consecuencias en nuestra salud y no siempre son buenas: dolor de cabeza, insomnio, etc.

No te olvides que una buena iluminación puede aportar encanto y personalidad a cada habitación, siempre que des con la ubicación y los elementos  correctos. ¿Cuáles son vuestros trucos de luz?

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *