Puerta de seguridad

En entradas anteriores hemos mencionado diferentes medios para que nuestra vivienda sea un hogar seguro. En este proceso no podemos olvidar a las puertas. Hoy hablamos de los distintos tipos de puertas de seguridad existentes en el mercado.

Cambiar la puerta es el primer paso a tomar para mejorar la seguridad de nuestro hogar. Existen tres tipos de puertas de seguridad según su calidad:

  • Puertas de seguridad convencionales:

– Se diferencian de las blindadas y acorazadas en que no tienen una plancha de acero entre la madera a modo de relleno.

– Es la más utilizada en viviendas particulares porque su coste es menor, su precio oscila en torno a los 300 euros.

– El material con el que están hechas es variable pero suelen tener perfiles horizontales y verticales resistentes al fuego y al gas.

– La cerradura dispone de bombillos de seguridad para evitar la utilización de ganzúas.

– INCONVENIENTES: es menos segura y no todas tienen perfiles para evitar que los ladrones hagan palanca para forzar la apertura.

  • Puertas blindadas:

– Disponen de dos planchas de acero de varios milímetros de grosor en las dos caras que conforman la puerta. Es una solución intermedia entre las puertas de seguridad y las acorazadas.

– Se utilizan en puertas de acceso a oficinas y comercios, aunque se empiezan a usar también en hogares familiares.

– Su precio ronda los 400 euros en las versiones más sencillas.

– Las cerraduras poseen un cilindro que impide su extracción a través de ganzúas o taladros, soportando un peso de hasta 500 kilogramos, aunque dependerá del modelo elegido y del tamaño de la puerta. Los expertos aconsejan instalar una cerradura con doble escudo de seguridad.

– Las llaves suelen estar computadas, es decir, fabricadas a medida para una puerta concreta. Por este motivo resulta muy difícil copiarlas. Una vez instalada la puerta, el fabricante suele entregar varias copias al dueño para que las reparta como quiera.

– Los perfiles con planchas de acero del interior de la puerta evitan que los ladrones hagan palanca.KÖMMERLING ofrece varios perfiles diferentes reforzados.

– Mirilla o visor panorámico de 180 grados

– Las puertas blindadas están fabricadas con materiales que impiden el paso del fuego, humo, gases y calor. También es un buen aislante acústico.

– La puerta se bloquea por sus cuatro lados mediante barras de acero cuando alguien trata de forzarla

– INCONVENIENTES: A pesar de constar de barras de acero, la madera de su interior permite que alguien pueda entrar introduciendo palancas entre los huecos compuestos por madera.

  • Puertas acorazadas:

– Las puertas acorazadas son las más seguras. Están formadas por tubos de acero y hormigonesespeciales. Además incluyen “rigidizadores”, elementos que se insertan en la superficie de la puerta para mantener la solidez de las chapas de acero colocadas en los planos interior y exterior.

– Las chapas de acero van recubiertas con el tipo de madera que se desee. El más barato es el sapelli; el nogal, roble y pino son los más caros.

– El mecanismo de cierre habitual se encastra en la estructura del marco para evitar su extracción. Una vez girada la llave la cerradura se activa en la parte frontal, inferior, superior y lateral. También existen alternativas con cerraduras de disco, electrónicas o tarjetas inteligentes.

– Las bisagras dotadas de refuerzos que impiden la acción de sierras o palancas.

– El cerco y los anclajes son de hierro macizo y como el interior de la puerta está formado completamente por acero no hay puntos vulnerables.

– INCONVENIENTES: Son muy caras. Su precio medio es de 1.200 euros.

Imagen: Flickr (hesenrre)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *